“La diversidad incrementa la competencia, reduce costos e impacta a más comunidades”

La latina Elizabeth Velez se convierte en la chairwoman de la mayor organización que une al sector de la construcción, New York Building Congress

“La diversidad incrementa la competencia, reduce costos e impacta a más comunidades”
Elizabeth Vélez, presidenta de Vélez Organization y el New York Building Congress./Cortesía
Foto: Cortesía

Cuando Elizabeth Vélez cuenta cómo le preguntaron si estaba interesada en presidir el New York Building Congress (NYBC) se corrige en inglés. “Me dijeron, ¿ha pensado alguna vez en ser la chairman? bueno, chairperson, me tengo que acostumbrar”, dice de buen humor en una entrevista con este diario.

La confusión es inevitable cuando en una organización centenaria como esta solo antes ha habido una mujer como Chair. En este caso, además, nunca antes nadie de color había llegado a su liderazgo. Desde el jueves, esta latina, presidenta de la constructora Vélez Organization es también la Chair de esta organización que reúne a la industria de la construcción, arquitectura, ingeniería y los profesionales del sector.

“He sido miembro del consejo del NYBC durante dos décadas, desde que era joven y quería conocer más y apoyar el sector. El NYBC es el mejor abogado para esta industria pero además vi que era un lugar en el que la gente no se parecía a mi”, explica en alusión a las escasas mujeres en una área en la que mayoritariamente hay hombres y el hecho de ser latina. Pero esta mujer está acostumbra desde que era muy joven a este sector al que llegó de la mano de su padre Andrew Vélez, un carpintero puertorriqueño que tras sufrir un accidente abrió un pequeño negocio en los setenta que ha crecido hasta ser una gran constructora.

Ir al trabajo con su padre y un proyecto residencial que hizo en la Universidad dice que fue todo lo que necesitó para apasionarse por un sector del que destaca el impacto en las comunidades “a través de la edificación de colegios, casas, hospitales” y por las carreras que se desarrollan, que son buenas profesiones. “Es un pilar de desarrollo y crecimiento económico”, dice desde su nueva posición al frente de una organización que se define como “un foro para el avance de la agenda de una industria enfocada en la inversión económica y de infraestructura, la creación de empleo e intercambio profesional”.

Vélez dice que es un gran momento porque la construcción está en un momento muy fuerte, “es el segundo momento de mayor crecimiento en el siglo XXI” refiriéndose no solo a la inversión privada sino también la pública. “Son $58,000 millones de inversión de capital en el estado de Nueva York, tiene mucho impacto en una industria enorme, con un fuerte impacto y que puede cambiar y tener un efecto positivo en muchos aspectos”.

Esta empresaria dice que hay que mantener el gasto en construcción. “La infraestructura necesita infusiones de capitales para servir a los ciudadanos”, dice Vélez, “y quiero asegurar de que mantenemos esta infusión económica en los próximos años. Lo que sabemos es que cuando no invertimos en las escuelas o en el metro, rápidamente se deterioran y tiene un tremendo impacto en las comunidades. Mi visión es seguir apoyando buenos programas e inversión de capital para el estado”.

“Pero además porque tenemos esa industria tan activa en este momento, necesitamos el desarrollo de la fuerza laboral, atraer a más personas en los oficios de la construcción”, explica. Su interés es que haya oportunidades para el desarrollo profesional para el trabajo y persas las comunidades de Nueva York para que todas se beneficien de la buena marcha del sector. “Tenemos que tener minorías y mujeres en estos trabajos y no es difícil es solo una cuestión de abrir las puertas. Mi padre al inicio tuvo que decir que era de España”, lamenta Vélez, “nadie debería que ocultar su identidad, tiene que haber caminos abiertos en la construcción y eso se puede hacer en muchos niveles, en la comunidad, con programas de aprendizajes que son cosas que ya están establecidas pero que tienen que aplicarse más ampliamente”.

Precisamente es esta cuestión una de las que más ha movido a Vélez en los años que lleva en la construcción. “La diversidad incrementa la competencia, reduce costos e impacta a más comunidades”, explica.

En este sentido dice también que las empresas de mujeres y minorías tiene más retos que el resto, entre ellos el acceso al capital o las posibilidades de construir relaciones dentro de la industria. No obstante, Vélez se muestra optimista ante las posibilidades que se abren para las empresas de estas personas (MWBE). “A veces el cambio tiene que venir con legislación. Cuando las leyes te apoyan y los líderes, ya sea en la oficina del Alcalde o el Gobernador, son innovadores e inclusivos, entonces hay una diferencia”.

Vélez se refiere a la reautorización en 2019 del artículo 15A, la ley que posibilita y anima el programa de contratación de empresas certificadas como de minorías y mujeres, que refuerza el apoyo que se da a estas compañías.

“Los cambios en el 15A ha sido un hito para la inclusión”, declara para celebrar que la ciudad también tiene más “posibilidad de hacer más”.

Adicionalmente a final de año el Gobernador firmó la llamada legislación “design build” que permite a la ciudad ahorrar millones en proyectos de construcción y que estos lleguen al mercado más rápido. “Finalmente tenemos una perfecta alineación de planetas”, dice metafóricamente, “para una inclusión real y un impacto real positivo para el sector de la construcción el diseño y la arquitectura”.