Inmigrante hispano se confió demasiado hasta que ICE lo arrestó tras 17 años de vivir en EEUU

"Estúpido, estúpido", se repetía a sí mismo
Inmigrante hispano se confió demasiado hasta que ICE lo arrestó tras 17 años de vivir en EEUU
ICE mantiene sus operativos contra indocumentados.
Foto: ice.gov

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de El Diario puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

Emanuel Mendoza-Morales, de 42 años, nació y creció en México, pero durante los últimos 17 años ha vivido como indocumentado en los Estados Unidos.

El mexicano llevaba tantos años viviendo en el país que se confió que los agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) no lo detendrían. Hasta que ocurrió cerca del taller mecánico donde trabajaba en California.

“Le dije a este tipo: ‘¿Qué está pasando?’ No me dijo nada. Me arrestó”, contó al Washigton Examiner.

Mendoza-Morales ahora espera su deportación en un centro de retención en Santa Ana.

El portal indica que al arrestarlo, los oficiales no le dejaron llevarse nada. “Estúpido, estúpido”, habría repetido en varias ocasiones mientras lloraba. Dejó sus herramientas que valúa en unos $5,000 dólares.

“He estado recolectando herramientas tal vez desde que empecé a trabajar hace unos 10 años. No hubiera tomado más de dos minutos”, lamenta el inmigrante, quien ahora no sabe qué ocurrirá, pues será expulsado prácticamente sin nada.

Mendoza-Morales fue arrestado en la frontera en 2003 y regresó a México, pero luego volvió a ingresar al país en 2007 sin permiso, lo cual se considera un delito federal.

Su caso se complica, porque ICE tiene un reporte de que ha sido condenado en cuatro ocasiones por manejar bajo influencia (DUI) entre 2007 y 2019.

“Probablemente pensó: ‘Oh, estoy libre. Nadie me va a encontrar”, dice Davi Marin, el director de la oficina de deportaciones de ICE.

El oficial indica que había pedido a autoridades localizar a Mendoza-Morales, pero no recibieron ayuda.

“Nos llevó seis meses encontrarlo, pero lo hicimos”, dice Marin.

El mexicano cuenta que había preguntado a un abogado si estaba en peligro de deportación, pero el defensor público le aseguró que no.

Aunque logre contactar a autoridades mexicanas, Mendoza-Morales sería deportado de manera inmediata, debido a que ya había sido expulsado del país.

A los inmigrantes indocumentados se les sugiere solicitar asesoría jurídica, para estar listos cuando sean capturados por ICE.