Práctica policial del ‘stop and frisk’ aumentó 22% en NYC en el 2019

Activistas denuncian que el 90% de los parados por oficiales del NYPD fueron personas de las minorías
Práctica policial del ‘stop and frisk’ aumentó 22% en NYC en el 2019
En NYC se han realizado innumerables protestas en contra de la práctica policial de ‘Stop and frisk’.
Foto: AFP / Getty Images

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de El Diario puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

Cifras dadas a conocer por el propio Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD), reflejan un alza en número de paradas y requisas que hicieron oficiales a civiles el año pasado, el mayor aumento de la práctica conocida como ‘stop-and-frisk’ desde el 2013.

Y según denunció este lunes la organización defensora sin fines de lucro ‘The Legal Aid Society’, las personas pertenecientes a las minorías, específicamente los latinos y afroamericanos, continuaron siendo los principales blancos de la práctica policial, representando el 90% del total de casos de detenciones.

En 2019 se registraron 2,451 casos más de ‘stop-and-frisk’ que los contabilizados en el 2018, lo que representa un alza del 22%. Del total de paradas, el 65% no resultó en un arresto ni en otorgamiento de una citación.

“Estos datos confirman lo que escuchamos de nuestros clientes a diario, a pesar de los fallos judiciales que determinaron que esas prácticas de la Ciudad eran ilegales e inconstitucionales, la agresiva implementación del ‘stop-and-frisk’ ha regresado a la ciudad de Nueva York”, dijo Corey Stoughton, abogada de litigios especiales en The Legal Aid Society.

El total de casos reportados en el 2019 fueron 13,459, mientras el año anterior sumaron 11,008, lo que representa la primera alza anual registrada desde el 2013, año en que un juez federal dictaminó que la práctica era racialmente discriminatoria y designó un monitor para supervisar las reformas. Desde ese fallo, el número anual casos había bajado drásticamente de los 685,000 que se habían totalizado en el 2011, aunque activistas y críticos seguían advirtiendo que la táctica nunca desapareció por completo.

Y es por ello que The Legal Aid Society criticó que el alcalde Bill de Blasio, quien hizo campaña con la promesa de poner fin al método policial de detener y registrar, ha afirmado en repetidas ocasiones que la práctica ya no existe, cuando los propios datos de la Ciudad confirman todo lo contrario.

“Esta es una tendencia alarmante al comienzo del mandato del comisionado Dermot Shea, pero no es sorprendente, ya que él ha sido un defensor por largo tiempo de la desacreditada política de vigilancia de ‘ventanas rotas’”, agregó Stoughton. “Lo que realmente representa es una promesa rota a los neoyorquinos que se pusieron de pie hace años para poner fin a las prácticas policiales ineficaces, injustas e inconstitucionales”.

A pesar que en el 2018 se aprobó la Ley de Derecho a Saber (Right to Know Act), que obliga a oficiales de policía que físicamente requisan a un individuo, sin una razón específica para sospechar de la persona, a explicarle el por qué fue parado y ofrecerle una tarjeta con el nombre y el número del oficial, los activistas insisten que esto no está ocurriendo y que muy a menudo los uniformados están ignorando la ley. Es por esto que las organizaciones de defensores insisten que las cifras que presenta el NYPD están subestimando la cantidad real de paradas y registros que se realizan cada año.

En un comunicado, publicado por varios medios locales, un portavoz del NYPD señaló a los errores de registros confiables anteriores como justificación del aparente aumento repentino en los casos de ‘stop-and-frisk’. “Es poco probable que sea un verdadero aumento en las paradas, sino que se debe a informes más precisos y completos“, dijo la detective Annette Shelton. “El Departamento ha mejorado sus métricas de auditoría y cumplimiento, así como también ha desarrollado capacitación para mejorar los reportes sobre las paradas y requisas que se hacen”.

Cifras del ‘Stop-and-frisk’:

  • 13,459 en el 2019.
  • 11,008 en el 2018
  • 191,851 en el 2013.
  • 22% de aumento entre el 2018 al 2019.
  • 90% del total de casos fueron latinos y afroamericanos.
  • 65% de las paradas no resultó en un arresto ni en otorgamiento de una citación.

Paradas por condados en el 2019

  • 4,311 en Brooklyn.
  • 3,724 en Manhattan.
  • 2,464 en El Bronx.
  • 2,446 en Queens.
  • 514 en Staten Island.
  • 13,459 total en los cinco condados.