Víctimas de violencia doméstica contarán con $600,000 para asesoría legal en NY

El congresista Adriano Espaillat reveló que la Corporación de Mejoramiento del Norte de Manhattan (NMIC) usará los recursos para ampliar la asistencia en casos ante las cortes

Víctimas de violencia doméstica contarán con $600,000 para asesoría legal en NY
Soraya Sánchez, víctima de violencia doméstica
Foto: Edwin Martinez / Impremedia

La violencia doméstica sigue siendo una epidemia que azota a miles de familias en la Gran Manzana y el Estado Jardín, y a pesar de los múltiples esfuerzos que agencias de Gobierno y organizaciones comunitarias hacen para poner fin a ese flagelo, las víctimas no cesan.

Casos como el del padre dominicano que acabó con la vida de su esposa y sus dos bebés en Nueva Jersey la semana pasada, y abrumadoras cifras que revelan que cada año en los cinco condados se registra más de medio centenar de homicidios bajo ese móvil y cientos de heridos y personas afectadas con traumas, evidencian que todavía hace falta mucho por hacer para ayudar a quienes son víctimas de abuso.

Así lo denunció este lunes el congresista Adriano Espaillat, tras anunciar la inversión de $600,000 dólares en fondos federales otorgados por el Departamento de Justicia, para suministrar ayuda legal sobre el manejo de sus casos en tribunales a víctimas de violencia doméstica en el Alto Manhattan.

El representante neoyorquino explicó que los recursos serán asignados a la Corporación de Mejoramiento del Norte de Manhattan (NMIC), como parte de una subvención del Programa de Asistencia Legal para Víctimas (LAV), con el que se pretende inyectar dinero en un área que está muy necesitada.

“Sabemos que la violencia doméstica es una terrible epidemia que está afectando mucho a nuestras comunidades y existen diferentes niveles para luchar y combatir ese serio problema, como la educación, la intervención y el apoyo emocional y laboral, pero también es vital que las víctimas puedan tener asesoría legal a la hora de manejar sus casos, y estos fondos van a ser destinados precisamente a ese punto”, aseguró el líder dominicano.

“El Departamento de Justicia saca sus números y tiene sus estadísticas y basados en eso decidieron entregar estos recursos a esta comunidad para garantizar que las víctimas van a ser ayudadas en los procesos para que los agresores enfrenten el peso de la ley”, agregó el congresista, al tiempo que destacó que el trabajo contra esa problemática debe ser un compromiso de todos.

“Este es un tema serio, es un problema de salud mental que nos debe importar a todos, y debemos actuar cuando hay señales de alerta, porque a veces no hacemos nada porque en nuestra cultura se dice que en problemas de marido y mujer uno no se debe meter, pero eso a veces termina en la muerte y por eso lo que digo es que sí nos debemos meter para ayudar a parar esa epidemia”, agregó Espaillat. “Está comprobado que los niños que a temprana edad están expuestos a sufrir un entorno de violencia doméstica tienen más posibilidades de convertirse en adultos abusadores y las hembras a aceptarlo”.

El congresista Adriano Espaillat reveló que la Corporación de Mejoramiento del Norte de Manhattan (NMIC) usará los recursos para ampliar la asistencia en casos ante las cortes a personas afectadas.

Le tomó 14 años dejar al abusador

Soraya Sánchez, víctima de violencia doméstica, respaldó las aseveraciones del congresista y recordó que por cuestiones culturales, a pesar de haber sido abusada por su esposo durante mucho tiempo, le tomó 14 años poder dar el paso al frente y cortar con el ciclo de violencia doméstica.

“Solo hasta que estuve en el hospital en el 2014, golpeada, pude tomar la decisión de ir a la Policía con mis cuatro hijos varones y levantar la denuncia. Creo que ese es el paso más difícil, porque como latinos el machismo y el control del hombre en los hogares es tan grande, que a veces permitimos demasiados atropellos”, dijo la madre ecuatoriana, advirtiendo que tras denunciar a sus agresores, las mujeres y algunos hombres víctimas de violencia doméstica, no cuentan con el apoyo ni la asesoría legal para poder manejar sus procesos en las cortes y con las autoridades.

Por ello la madre latina destacó que los nuevos fondos federales marcarán una diferencia. “Siempre que salimos de un ciclo de abusos, lo más importante es sentir que no estamos solas, que tenemos apoyo, y eso fue lo que me ayudó a mí a salir adelante y retomar mi vida. Yo sentí que NMIC me acogió con mucho apoyo. Ahora soy otra, soy una mujer con metas, gracias al apoyo que me dieron renací”, agregó la ecuatoriana, quien describió su vida en pareja como una pesadilla plagada de abusos.

“Contra mí hubo violencia física, sicológica, financiera y emocional. Yo era la que trabajaba, además tenía que pagar todos las cuentas, tenía que ir a trabajar hasta los fines de semana vendiendo comida para poder juntar lo de la renta, porque me tocaba todo sola”, dijo la sobreviviente de abusos. “Hubo violencia física, sicológica, financiera y emocional, y yo no lo dejaba a él, porque la cultura nos enseña que uno tiene que estar siempre con su esposo, que tenemos que aguantar, sin importar como sea él, pero eso no es verdad. Debemos parar eso, denunciar y cortar los abusos, porque si no, podemos terminar muertas y los niños con traumas”.

Carmen Beltre

Deben buscar ayuda

Morgan Siegel, directora asistente de coordinación de casos de NMIC, invitó a las mujeres que estén en ciclos de violencia a que busquen ayuda. “Queremos decirles que tenemos un espacio seguro de apoyo, donde pueden recibir servicios con nosotros”, aseguró la activista, destacando que las personas indocumentadas suelen ser más vulnerables a no denunciar. “Hay un gran estigma y el temor a inmigración, pero hay ayuda disponible para ellos”, dijo Siegel.

Carmen Beltre, de la organización Violence Intervention Program, aplaudió los nuevos recursos y dijo que crearán más opciones para mujeres afectadas.

“Es muy útil este tipo de ayuda, porque el servicio legal para las mujeres es fundamental en todo este proceso de alivio, entre ellas el área migratoria y poder sentir que tienen apoyo en servicios legales cuando están peleando por una custodia, o pidiendo una orden de restricción les da más protecciones”, dijo la activista.

Beltre agregó que urge promover más iniciativas que beneficien a la comunidad hispana para ayudar a las víctimas a salir adelante.

“Tenemos una comunidad grande de latinas y falta mucha información sobre los recursos que hay para ellas y con todo el clima de inmigración estamos viendo que hay más temor, pero debemos trabajar por empoderarlas”, dijo.

Rodrigo Sánchez, director legal de NMIC, explicó que los fondos asignados serán divididos en partidas de $200,000 durante los próximos tres años, y con ellos se contratará una abogada y un experto asistente legal, con cuyo trabajo esperan ofrecer asesoría a unas 150 mujeres.

“En el término más real este anuncio nos da la habilidad de dar un verdadero apoyo legal, pues por años hemos dado servicios sociales y servicios de vivienda e inmigración, pero nunca nos alcanzaban los recursos para ayudarlos en la corte de familia, que es donde se necesita mucha ayuda. Ese era el hueco que teníamos, porque no les podíamos ofrecer servicios de ayuda en las cortes y ahora nos da la habilidad de sentarnos con un abogado y que ellos hagan este trabajo que puede ser muy doloroso a veces y que al ser tan difícil y duro hacerlo por ellas mismas, a veces las mujeres prefieren no hacerlo. Esto va a salvar vidas, sin duda”, dijo Sánchez.