5 consejos para que las familias bilingües ayuden a sus hijos a manejar adecuadamente dos idiomas

Crecer en un hogar bilingüe tiene muchas ventajas

5 consejos para que las familias bilingües ayuden a sus hijos a manejar adecuadamente dos idiomas
Foto: Shutterstock

Crecer en una familia bilingue, más que desventajas, tiene grandes beneficios. Lejos de crear conflictos y problemas de identidad, el hecho de que los hijos sepan hablar 2 idiomas contribuirá en su formación cultural y en sus habilidades sociales, así lo apunta Ser padres.

Pero vayamos más allá y conozcamos 5 consejos específicos de convivir con esta situación.

1. Estimular el aprendizaje a temprana edad

Para que los niños adquieran ambas lenguas, es importante estimularlos incluso desde el vientre. Si el padre y la madre hablan dos idiomas distintos, ambos pueden hablarle en su propio idioma.

2. No forzar el aprendizaje

Puede que el niño no quiera expresarse en uno de los idiomas. En este caso, para evitar frustraciones, no se debe obligar al pequeño. El hecho de que escuche a sus padres expresarse en su idioma materno contribuirá a que lo adquiera o lo asimile.

3. Conocer a otras personas de la comunidad lingüística

Aunque se hable en casa, también es recomendable que los más pequeños tengan contacto con otros miembros de esa comunidad lingüística. Así podrá conocer más acerca de las costumbres y cultura de origen de sus padres, y enriquecerá su percepción del mundo.

idioma bilingue
Foto: Shutterstock

4. Fomentar la comunicación

Es importante mantener una buena comunicación. Los padres deben elegir qué idioma se hablará en casa, si el idioma materno o el del país en el que residen. Para que sean buenos comunicadores, los padres también deben poner de su parte, y ser coherentes con las decisiones que se tomen.

5. Practicar

Si los padres están aprendiendo un nuevo idioma, practicarlo les ayudará a conectarse con sus hijos. Toda la familia puede aprender un idioma nuevo, buscar información y planificar juegos para que el aprendizaje sea más divertido.

La capacidad de hablar más de un idioma hace que las conexiones neuronales estén más activas, lo que beneficia a la salud mental y ayuda a adquirir nuevas habilidades sociales. Pensar en otro idioma también resulta útil a la hora de resolver problemas.