Premios Óscar 2020: los menos vistos de la historia

En los últimos 10 años, la audiencia de la ceremonia se ha desplomado casi un 50 por ciento

Premios Óscar.
Premios Óscar.
Foto: MARK RALSTON / AFP / Getty Images

La gala de los premios Óscar de este año destacaron por hacer historia en muchos sentidos. La película ‘Parasite’, por ejemplo, se convirtió en la primera en ganar el reconocimiento a ‘Mejor película extranjera’ y ‘Mejor película’ a la vez, al igual que es la primera en otro idioma diferente al inglés en ganar este último.

Sin embargo, también representan un hecho histórico no tan agradable, al ser la gala menos vista de todos los tiempos, con tan solo 23.6 millones de espectadores.

De acuerdo con Nielsen’s Live, la transmisión que duró poco más de tres horas y media, obtuvo tan solo 5.3 puntos de rating entre el público de los 18 a los 49 años.

Mostrando así que la técnica de la premiación sin un presentador protagónico que parecía haberles funcionado en 2019, no lo hizo así en este año. Después del bache de 2018, cuando la gala conducida por Jimmy Kimmel se convirtiera en la entonces menos vista, con 26.5 millones de espectadores, decidieron apostar por este nuevo formato, que si bien les sumó unos pocos millones al año siguiente (29.6 en 2019), ahora se ha desplomado por completo.

View this post on Instagram

We’re ready. #Oscars

A post shared by The Academy (@theacademy) on

En 10 años, la premiación más afamada del mundo pasó de ser observada por 41.6 millones de personas a 23.6, lo que representa una disminución del casi 50%. Esto puede ser analizado desde muchas variantes, como el uso menos recurrente de televisores al ser enfrentados por los servicios de streaming, o los horarios que alrededor del mundo juegan en contra.

Sin embargo, muchos comentarios críticos destacan una aparente demeritación de los premios provocada, por ejemplo, por los discursos de aceptación políticos y polarizados, los galardones predecibles y el hecho de que muchos de los ganadores fueran premiados en la misma categoría por otros reconocimientos como los BAFTA, los SAGs o los Globos de Oro.

Aunque cabe resaltar que, de entre la reciente temporada de premios, fueron los propios Óscar los que más audiencia tuvieron, a comparación de los antes mencionados.

Lo cierto es que la Academia tendrá que buscar otras estrategias para el negocio, ya que si bien políticamente han sido correctos y asertivos, provocando el agrado del imaginario colectivo, son las vistas televisadas las que en gran medida les generan los millonarios ingresos que reciben por reunir a tantas estrellas de Hollywood en un solo lugar.