Las manicuristas pierden una media de $9,400 al año por robo de salarios

El salario submínimo empezará a aumentar a partir de junio pero el problema es de cumplimiento de las leyes laborales

Las manicuristas pierden una media de $9,400 al año por robo de salarios
El 82% de las manicuristas sufre robos en sus salarios, según un informe.
Foto: El Diario

Cuando hablan de robo de salarios, las manicuristas hablan de “dificultades para pagar los billes“, “problemas para atender a las familias”, “estrés por la situación de estrecheces” y “la falta de respeto”. Estas son algunas de las quejas que se escucharon el martes cuando la Asociación de Trabajadoras de Salones de Uñas de Nueva York (NYNSWA) presentó un informe que concluye que el 82% de estas trabajadoras sufre robos en sus salarios.

El Estado de Nueva York ya ha aprobado el final del salario submínimo completado con propinas para las trabajadoras de uñas y otros empleados. Esto ocurrirá a partir de junio en varias fases hasta enero de 2021, fecha en la que se cobrarán los mínimos generales de cada condado ($15 en NYC). Ahora bien, esta organización explica que este es solamente uno de los problemas a solucionar porque el 79% de las empleadas ni siquiera cobra el submínimo.

El problema es más profundo que la confusa ley salarial, según esta organización hay vulneraciones de muchas leyes laborales. Los líderes de esta organización calificaron esta situación, que afecta sobre todo a muchas mujeres de comunidades inmigrantes, como “descontrolada”.

El porcentaje de mujeres afectadas por el robo de salarios se deduce de una encuesta hecha el año pasado a trabajadoras en los cinco condados de Nueva York, Long Island, y los condados de Westchester, Dutchess y Putnam. Esta misma encuesta, hecha antes del anuncio del Gobernador para la mejora de los salarios submínimos a fin de año, también refleja que no solo no se pagan adecuadamente las horas de trabajo sino que tampoco se da cumplimiento a la normativa de las horas extra. Adicionalmente, el 86% de las manicuristas no reciben los días por enfermedad garantizados por la ley de la ciudad de Nueva York para todos los trabajadores.

Según los cálculos de esta Asociación el 58% de las trabajadoras pierden más de $100 a la semana, de hecho el salario que se les roba asciende como media a $181 semanales, es decir unos $9,412 anuales.

Confusión a la hora de pagar

El robo de salario lo sufren los empleados y sus familias pero también las comunidades en las que viven ya que se rebaja el poder de compra y consumo de los hogares.

Parte de lo que hace posible esta elevada incidencia de robo salarial es la confusión sobre lo que era legal pagar en el momento de hacer el estudio y las encuestas por parte del NYNSWA. Quienes tuvieran un negocio de uñas debían pagar a sus empleados, la mayoría mujeres, el salario mínimo de propinas — que era de $2.79 o $3.65, dependiendo de la localización y el tamaño del negocio– y asegurar que se llegaban al mínimo general con el dinero que les dieran los clientes. Si no llegaban, tenían que aportar lo que restaba hasta llegar al mínimo general en la zona.

Pero del 55% que no llegaban al mínimo solo el 11% veían compensada la diferencia que les faltaba por parte del dueño del negocio. Más que no cumplir la ley, esta se ha desestimado por parte de muchos empleadores.

El 54% de las empleadas cobra un sueldo fijo que puede ser de $80 a $100 por un turno de 10 horas diarias. Otra forma de pago es por comisión por cada servicio. Es algo con lo que viven una de cada cuatro manicuristas que se embolsan $5.50 en caso de hacer una manicura que cueste $10 al cliente. Es algo ilegal porque los empleadores deben respetar la ley de salario mínimo y pagar las horas que estén en el trabajo. Si están en el local pero solo hacen cuatro manicuras un día, se van a su casa con apenas $22.

Una de las cosas que ha verificado este estudio es que el robo de salario es mayor en los locales en los que es más barato hacerse una manicura o pedicura. Cuando este servicio cuesta más de $16 no suele haber robo de salarios pero si cuestan menos de $13, el 87% de las empleadas se lleva menos dinero a casa del que debería. En los salones donde la manicura se cobra a menos de $15 las manicuristas suelen perder $123 semanalmente por el robo de salarios. En el caso de que esta cueste $16, suelen embolsarse $58 por encima del salario mínimo por semana.

Pero 70% de los salones en NYC y Long Island cobran menos de $12 por una manicura y de hecho, uno de cada cinco salones cobra $9 por el servicio. Iris, una de las trabajadoras que dio testimonio de la situación en primera persona, explicaba que pese a los abusos sigue trabajando en el mismo salón de uñas “porque si voy a otro voy a seguir estando en la misma situación. Necesitamos que esto cambie y que los dueños sean responsables”.

Durante años han estado tratando de convencer a los legisladores que el submínimo para ellas es muy poco dado que a diferencia de los meseros, por ejemplo, solo pueden atender a un cliente durante un tiempo determinado que nunca es menos de 20 minutos. Eso rebaja la cantidad que se gana con propinas, lo que complica mucho la situación económica.

Desde el NYNSWA se denuncia que el problema es de aplicación de las leyes y piden que se pase la Nail Salon Accountability Act de la asambleísta Catalina Cruz y la senadora Diane Savino que obliga a que los dueños de locales estén al tanto de las leyes laborales y de salud y seguridad en el trabajo. Además, se requiere que los dueños muestren para certificarse que cumplen las leyes y que las declaraciones de los trabajadores sean relevantes a la hora de renovar la licencia del negocio.