Las dos dudas más frecuentes en NY sobre la nueva regla de carga pública que inicia este lunes

Agencias municipales y estatales de Nueva York, aumentan sus esfuerzos para proporcionar servicios legales gratuitos a las familias inmigrantes, e insisten en que no se renuncien a beneficios sociales sin antes consultar a abogados

Procesos para familias con pocos recursos podrían ser más complicados
Procesos para familias con pocos recursos podrían ser más complicados
Foto: Fernando Martínez / USCIS

“¿Quiero traer a mis padres a Estados Unidos porque ahora soy ciudadano, pero desde que era residente permanente, por muchos años he recibido un par de beneficios sociales en este país. Eso afecta ahora la posibilidad de pedirlos y tramitarle su green card?”.

Esta pregunta, con muchas de sus variantes, fue la que más ocupó a los expertos durante la última jornada de la línea de ayuda sobre la nueva regla de ‘carga pública’, organizada por Caridades Católicas, la Oficina de Inmigración de la Ciudad, la Oficina de Nuevos Ciudadanos del Estado y la asociación Legal Aid Society, Hispanic Federation, la New York Legal Assistance Group (NYLAG), la New York Immigration Coalition, Univision 41 y El Diario.

La nueva normativa, que modifica el concepto de ´”carga pública” del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) entra en vigencia este lunes y existe el consenso entre los expertos, que se inicia una era en donde existirán otras trabas al ya espinoso camino a la legalización en este país, especialmente a quienes han sido beneficiarios de cupones de alimentos, además de programas de ayudas de vivienda y de salud.

La interrogante sobre si “pedir a un familiar”, ahora tendrá más complicaciones ante las renovadas normas que utilizarán los oficiales de inmigración, no tiene una sola respuesta. Dependerá de cada situación en particular, insisten los analistas.

En palabras del abogado de la unidad de servicios legales de Caridades Católicas, Dan Smulian, cada solicitud individual o familiar requiere de un análisis específico.

“Si un inmigrante, puede llegar a ser carga pública, ha sido por muchisimos años un factor que las autoridades de inmigración consideran cuando deciden conceder o no la residencia.  Las nuevas reglas, sin embargo, cambian de forma radical, cómo los oficiales hacen la determinación”, subrayó el jurista.

Bajo las viejas reglas, se daba mucho peso a la declaración de apoyo que proveía la persona que solicitaba beneficios migratorios extensivos, como la petición de residencia permanente para un familiar extranjero, como padres, hijos y hermanos.

En líneas generales, el perfil económico no tenía un peso significativo para determinar la elegibilidad de un solicitante, para concretar una petición basada en una relación familiar.

Solamente, que cuando llegaba el momento de ajustar el estatus del familiar al de residente legal permanente, el peticionario, hasta ahora, estaba obligado a presentar una declaración de apoyo, que implicaba ciertos soportes de solvencia económica.

Más filtros

Indica Smulian que “sin embargo, bajo las nuevas reglas, la declaración de apoyo será solo un factor considerado. Pues ahora tendrá mucho peso otros aspectos que incluyen la edad, la salud, la educación y habilidades, y las circunstancias económicas de la persona ´pedida´”.

En principio y basados en el fondo de las reglas ya en vigencia, muchos expertos estiman que un solo aspecto, de forma exclusiva no puede causar una decisión automática para clasificar al inmigrante en la categoría de convertirse potencialmente en una carga pública.

“Algunos de estos factores, darán más peso positivo o negativo, al camino a dar el visto bueno a la petición. Pero nosotros tememos que estos nuevos filtros causarán que muchas personas, que hubieran llegado a ser residentes bajo las viejas reglas, no alcanzarán con éxito su petición”, concluyó el experto en temas migratorios.

De forma genérica, los abogados consultados, han concluido que si la persona que hace la petición es de bajos ingresos, esto podría ser un factor negativo para la solicitud de “petición” de un familiar, que vive en otro país o está en Estados Unidos, a la espera de un ajuste de carácter migratorio.

Ella Nimmo, directora de programas y desarrollo de la comunidad de Cabrini Immigrant Services estimó en medios locales que “ahora se dará más peso a cosas que la mayoría de las personas no pueden cambiar, como la edad, el tamaño de la familia, la discapacidad y los ingresos. Su implementación se dirige básicamente a afectar a personas de bajos ingresos”.

El camino a la legalización, a juicio de los expertos en inmigración, será más complicado en algunos casos.

Impacto en la renovación de tarjetas verdes

La otra gran inquietud que acaparó la atención de los inmigrantes, de acuerdo al balance de las llamadas realizadas en la jornada de línea de ayuda, realizadas entre el pasado 11 y 12 de febrero, es si las nuevas normas tendrán un impacto significativo en la solicitudes de renovación de la tarjeta verde.

A juicio de Smulian, en general, las personas que son residentes o ciudadanos no serán afectados por estas reglas, cuando renuevan sus tarjetas de residencia, soliciten cambiar la residencia condicional a la permanente, o cuando hagan los trámites para la ciudadanía.

Pero surgen algunos escenarios, a los cuales los inmigrantes, deben prestar rigurosa atención.

“Los residentes que piensan salir de los EE.UU, se sugiere que busquen asesoría legal, si su estadía fuera del país será por más de 180 días, o si tienen antecedentes criminales. Ya que estos factores pueden causar que las agencias de inmigración consideren que la persona puede significar una carga pública, al volver al país”.

En conclusión, los abogados en materia migratoria coinciden en que las reglas son muy complejas, pero no afectan a muchas clases de personas que piden la residencia.

En todo caso, ahora es muy importante, buscar asesoría legal antes de pedir a un familiar, solicitar la residencia a base de una petición familiar o basados en la lotería de visas.

“También es crucial hacer consultas a profesionales, antes de tomar la decisión de dejar de utilizar beneficios gubernamentales para los cuales califiquen los residentes, los  ciudadanos, o las personas indocumentadas o sus hijos bajo leyes federales, estatales o locales, como cupones de alimentos y otros programas de alimentación”, recomendó el abogado de Caridades Católicas.

Los especialistas recomiendan asesoría legal antes que por temor renunciar a cupones de alimentos.

Batallas legales continúan

Entre tanto, Susan Cameron, Fiscal Supervisora en la Unidad de Reforma del Derecho Civil en The Legal Aid Society, aseguró que en nombre “de todos los no ciudadanos de bajos ingresos y sus familias, continuaremos nuestra lucha en las cortes judiciales para evitar que el Departamento de Seguridad Nacional implemente estas reglas ilegales. No permitiremos que la agenda antiinmigrante de Trump modifique la estructura misma de este país”. “.

El Departamento de Seguridad Nacional federal anunció que comenzará a implementar su regla de carga pública, incluyendo Illinois, donde estuvo bloqueada hasta el viernes.

Esto sigue a una decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos el 27 de enero de 2020, que permitió que la regla entrara en vigencia mientras continúan las demandas.

NYC alerta ante los efectos de la nueva regla

La Oficina de Asuntos de Inmigrantes del Alcalde (MOIA) realizará este lunes una mesa redonda con funcionarios de la Ciudad de Nueva York y del Estado, organizaciones de defensa y expertos legales locales en inmigración para discutir y responder preguntas sobre la regla de la carga pública.

Si bien la norma puede evitar que algunos inmigrantes obtengan el estatus de residente permanente legal (tarjeta verde) o una visa si usan ciertos beneficios públicos o se considera que es probable que los usen en el futuro, los expertos legales explicarán que muchos inmigrantes no se ven afectados por la regla de la carga pública.

La regla de la carga pública no cambia los requisitos de elegibilidad para los beneficios públicos o el acceso a los servicios de atención médica.

“El nuevo programa NYC Care de la Ciudad y muchos tipos de cobertura de salud no se consideran en la regla”, especifica un comunicado de la Alcaldía de Nueva York.

Los funcionarios municipales y estatales, junto con las organizaciones de defensa, discutirán hoy lo que se está haciendo para proporcionar servicios gratuitos a las familias inmigrantes para que puedan buscar ayuda legal si tienen dudas con este tema.

La mesa redonda también incluirá una sesión informativa técnica sobre los últimos datos del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC) analizados por el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York, en asociación con MOIA y el Departamento de Salud del Estado de Nueva York.

Aunque el uso de WIC no se considera bajo la regla final de carga pública, los proveedores comenzaron a informar casos de inmigrantes que se retiraron del programa a principios de 2017.

!Es momento de asesorarse!

  • En Nueva York hay acceso a consejería legal gratuita al llamar a la Línea Informativa para Nuevos Americanos al (800) 566-7636. Estos recursos pueden guiarle a asesoramiento legal necesario.
  • Los neoyorquinos que tengan preguntas sobre inmigración y beneficios públicos pueden obtener ayuda para tomar las mejores decisiones para ellos y sus familias llamando a la línea directa gratuita y confidencial de ActionNYC al 1-800-354-0365 y diciendo “carga pública”.