Más de 3,000 médicos exigen a ICE liberar a inmigrantes en alto riesgo de contagiarse de coronavirus

Los expertos afirman que detenidos no tienen acceso a productos de limpieza básicos contra COVID-19
Más de 3,000 médicos exigen a ICE liberar a inmigrantes en alto riesgo de contagiarse de coronavirus
Expertos en medicina critican las condiciones sanitarias en prisiones de ICE.
Foto: John Moore / Getty Images

Al acusar condiciones precarias en centros de detención de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), más de 3,000 médicos urgen a esa dependencia liberar a los inmigrantes en alto riesgo de contagiarse de COVID-19, debido al riesgo que corren sus vidas.

Los expertos de la Red de Proveedores Médicos de la organización Abogados de Nueva York para el Interés Público (NYLPI) y Doctors for Camp Closure indicaron que las instalaciones de ICE no están diseñadas para evitar la transmisión de enfermedades y brindar atención médica, especialmente en la emergencia nacional por la pandemia de coronavirus.

“Este hecho se ve agravado por condiciones a menudo abarrotadas e insalubres, falta de ventilación, falta de acceso adecuado a materiales higiénicos, como jabón y agua o desinfectantes para manos, mala nutrición y falta de cumplimiento de los estándares reconocidos de prevención, detección y contención”, apunta la misiva enviada al director interino de la agencia migratoria, Matthew Albence.

Agrega que la transferencia frecuente de personas de un centro de detención a otro, así como el ingreso de personas recién detenidas complica la prevención y detección de brotes de enfermedades infecciosas, como el coronavirus.

Nathaniel Kratz, instructor de medicina en la Centro Irving de la Universidad de Columbia, quien además atiende a pacientes en el New York-Presbyterian Hospital, alertó sobre la necesidad de ICE para tomar acciones.

“La situación para la gente que está en centros de retención es que no están aislados, no están separados… la política de ICE es continuar llenando sus centros de retención”, alertó. “Estos espacios no están aislados de las comunidades donde se encuentran, entonces tienes gente yendo y viniendo, exponiéndose al coronavirus”.

Enfatizó que hay gente que puede ser más vulnerable que otra a contagiarse de COVID-19, pero cualquier persona está en riesgo.

“Quiero ser claro con esto… estamos hablando de gente vulnerable, con enfermedades o adultos mayores”, indicó sobre la petición. “Pero todo mundo está en riesgo… incluso si son jóvenes y no tienen condiciones médicas preexistentes. Todos están en riesgo”.

Marie DeLuca, doctora cofundadora de Doctors for Camp Closure, coincidó sobre el riesgo y lamentó que ICE no actúe ante las alertas, pero reconoció que es una reacción constante de las agencias de Seguridad Nacional (DHS), como la oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP).

“Este es el tipo de interacción que se tiene con las agencias migratorias… Es un patrón consistente. CBP sigue ignorando el consejo de los expertos sobre la gente que está muriendo en sus centros de detención”, lamentó. “Esta pandemia debería cambiar la forma en que las agencias atienden a las personas”.

Ambos expertos lamentaron el plan de DHS de invertir $800 millones de dólares para construir 13 centros de cuarentena para indocumentados detenidos en la frontera, ya que –en su experiencia– las condiciones serían favorables para aumentar los contagios por COVID-19 y otras enfermedades.

“Cualquier nuevo centro de detención seguirá presentando los mismos problemas, no es la mejor acción”, dijo Kratz. “Pone a la gente en peligro”.

En el actual año fiscal, que comenzó en octubre de 2019 y termina en septiembre de 2020, nueve inmigrantes han muerto por diversos motivos bajo custodia de ICE.

ICE defiende protocolos

Marinda van Dalen, abogada senior de NYLPI, lamentó la postura de ICE sobre la alerta que ayudaría a evitar más contagios.

“Lo que vemos con el coronavirus es que es una pandemia sin precedentes… sabemos que la gente que está en centros de detención de inmigrantes no tiene acceso a buenas condiciones”, expresó.

Sin embargo, la defensora descartó que se presente alguna demanda contra la agencia migratoria, aunque mantendrán la presión para que liberen a inmigrantes, además criticó el plan de nuevos espacios de retención.

“Necesitan detener esto (deben) liberar a las personas”, expuso. “Estamos muy preocupados que desarrollen esos espacios”.

A petición expresa, la agencia indicó a este diario que no daría una postura oficial sobre la carta firmada por los más de 3,000 médicos, pero una portavoz envió la información publicada en la página web de ICE. La agencia respondió de la misma forma a la carta de los expertos: los mandó a evisar su política publicada en internet.

“ICE ha tomado todas las precauciones disponibles para implementar medidas de seguridad que protejan a los detenidos del daño y la propagación de COVID-19”, afirma la respuesta de Sonia H. Thomas, responsable de Relaciones con la Comunidad de ICE en el correo electrónico obtenido por este diario. “Se alienta al público, los medios de comunicación, los miembros de la familia que están bajo custodia y todos los demás interesados ​​a que visiten este sitio (web) con la mayor frecuencia posible para cualquier actualización de esta situación extremadamente fluida”.

Agrega que hay monitoreo constante con los internos, bajo los lineamientos del DHS y otras agencias federales, estatales y locales “para facilitar una respuesta rápida”, en caso de que se detecte un contagio por COVID-19).

En la respuesta a este diario sobre el monitoreo de posibles contagios, la portavoz de ICE envió parte de la información publicada en inglés y español en su página web, siguiendo los protocolos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

“Por el momento (17 de marzo de 2020), no existen casos confirmados de COVID-19 en instalaciones de detención de ICE”, afirmó.

La agencia replica la recomendación de CDC sobre el automonitoreo en el hogar, a fin de que no presenten fiebre o alguna enfermedad respiratoria.

“En un ambiente de detención, el agrupamiento sirve como una alternativa al automonitoreo en el hogar”, señala, es decir, se aplica el mismo criterio.