Neoyorquinos piden que “cierren” la Ciudad, epicentro de coronavirus en EEUU, pero gobernador Cuomo se resiste

Las diferencias entre el funcionario estatal y el alcalde Bill de Blasio persisten sobre la medida conocida como “shelter-in-place”, mientras ciudadanos piden acción
Neoyorquinos piden que “cierren” la Ciudad, epicentro de coronavirus en EEUU, pero gobernador Cuomo se resiste
Cuomo (izquierda) y De Blasio difieren sobre mantener encerrados a los neoyorquinos en medio de la crisis por coronavirus.
Foto: EPA/JUSTIN LANE / EFE

NUEVA YORK – Mientras el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ofrecía su conferencia vespertina este jueves para actualizar las cifras sobre el impacto del coronavirus, el llamado se repetía en los comentarios de los usuarios de Facebook que reaccionaban a la crisis: “cierren la ciudad”, “shelter –in–place”.

Los cibernautas se referían a la drástica medida mencionada por el alcalde a principios de semana para tratar de contener el avance del COVID-19, iniciativa que ya se ha implementó en seis condados de California desde el martes.

El mandato no dispone un cierre de las fronteras, como han sugerido algunos; pero, ordena a los residentes a mantenerse encerrados a menos que tengan que salir por alguna necesidad, ya sea de comida o de medicina.

“Esta es una intervención crítica que reduce el daño por la expansión del coronavirus en nuestra comunidad”, indica la guía de la medida establecida por la Ciudad de San Francisco. “Esta es una orden mandatoria”, precisa el documento.

La orden de salud pública establece que “poblaciones vulnerables deben quedarse en la casa”.

—>Lee la orden que, al momento, mantiene en cautiverio a millones de californianos

“Al resto se le requiere quedarse en la casa, excepto para obtener alimento, cuidar de un familiar o amigo, buscar atención médica necesaria, o acudir a un empleo esencial”.

“Está permitido caminar afuera mientras mantenga seis 6 pies de distancia y no estén en un grupo. Está orden esta efectivo hasta al 12:01 a.m. del 7 de abril. Cambios vendrán dependiendo las recomendaciones de los oficiales de la salud pública”, explica la ciudad en su comunicado público.

Una medida como la anterior ayudaría a minimizar la posibilidad de contagio en negocios y espacios no esenciales, en la que empleadores no quieren cerrar poniendo en riesgo la salud del personal, muchos de los que se resisten a faltar por miedo a represalias y por mantener sus ingresos.

Por esencial, se entiende “’infraestructura esencial’, que incluye pero no se limita a trabajos de construcción pública, construcción de casas (en particular, vivienda asequible o viviendas para desamparados), operaciones de aeropuertos, agua, alcantarillado, gas, electricidad, refinerías de gas, carreteras y avenidas, transportación pública, remoción de desperdicios sólidos, internet y sistemas de telecomunicaciones…”.

Bajo el mandato, oficiales de la Policía tienen la facultad de imponer multas u otras penalidades a quienes violen la disposición.

Sin embargo, la posibilidad de que esta medida se implemente en Nueva York permanece incierta ante la negativa del gobernador Andrew Cuomo, quien argumenta que lo anterior generaría más miedo entre la población, además de afectar más los ingresos del estado.

De Blasio dijo ayer que la situación en NYC “se va a poner peor antes de ponerse mal”,  y que la Ciudad tenía suministros médicos para al menos dos semanas. Además dijo que necesita de la ayuda del gobierno federal encabezado por el presidente Donald Trump para incrementar los recursos.

El funcionario se sostuvo en la recomendación de “refugio en el lugar”. No obstante, dijo que la decisión final le corresponde al gobernador.

La estrategia de las autoridades estatales parece ser proceder de a poco, cerrando paulatinamente, negocios y servicios en un intento por evitar un cierre total o “shutdown” de la demarcación.

Este viernes, el gobernador ordenó el cierre de barberías, salones de belleza y de tatuajes; la fecha límite para operar es este sábado a las 8 p.m.

El último conteo en el estado apunta a 5,298 casos confirmados y 31 fatalidades. Específicamente, en la ciudad de Nueva York, se han contabilizado 3,615 positivos y 22 muertes. La mayoría de los enfermos fueron reportados en Brooklyn, con 1,030, seguido de Queens, con 980; Manhattan, 976; 436 en El Bronx, y 165 en Staten Island.