Paciente de 87 años recuperado de coronavirus en Puerto Rico regresa a California

El paciente fue trasladado a la isla a través de la Guardia Costanera hace dos semanas
Paciente de 87 años recuperado de coronavirus en Puerto Rico regresa a California
El hombre de 87 años, identificado como Frank Eller, se recuperó satisfactoriamente del coronavirus en Puerto Rico.
Foto: Cortesía

PUERTO RICO – Frank Eller, el hombre de 87 años que fue rescatado enfermo de un crucero que pasaba por el Canal de la Mona y que, posteriormente, fue diagnosticado con coronavirus COVID-19 en el Mayagüez Medical Center fue dado de alta y regresará hoy a su hogar, en California, totalmente recuperado.

Así lo informó en declaraciones escritas el doctor Ramón Ramírez Ronda, infectólogo del hospital que acogió al paciente que fue trasladado a la isla a través de la Guardia Costanera hace dos semanas.

“El Mayagüez Medical Center y su Facultad Médica es motivo de satisfacción y alegría poder informar que el paciente de 87 años transportado la semana pasada desde un crucero por el Coast Guard a la Institución, quien resultó positivo a COVID-19, respondió favorablemente al tratamiento recibido. El paciente resultó negativo al virus en las últimas dos pruebas de seguimiento de COVID-19 que se le realizaron en los pasados días y ya fue dado de alta de la institución”, se desprende del escrito.

“El equipo de médicos que tuvimos el caso trabajamos en constante comunicación y coordinación. A esto añadimos que el paciente respondió excelentemente bien al tratamiento. La combinación de estos factores permitió que pudiésemos ver resultados positivos y mejoría rápida en el paciente. Desde que llegó a nuestra institución todo el equipo de profesionales de la salud actuó como si fuese un caso positivo a COVID-19. Por eso se tomaron las medidas de aislamiento de inmediato y se activaron los protocolos de protección para todo el personal. Este es el resultado de trabajo en equipo y del esfuerzo de médicos, enfermeras y otro personal de apoyo que ha estado valientemente en el frente de batalla contra esta pandemia mundial”, expresó Ramírez Ronda, al indicar que el paciente debe estar reuniéndose hoy con su familia en San Diego, California.

El infectólogo explicó que al momento no hay más casos confirmados con el virus en el hospital, pero que todo paciente que llega con síntomas sospechosos inmediatamente se le comienza el protocolo establecido de protección y aislamiento hasta que se le realizan pruebas de cernimiento.

Recientemente, el periodista de CBS, David Begnaud, entrevistó a Eller, quien dijo ser un militar retirado de la Marina de los Estados Unidos.

Mediante videoentrevista, el paciente dijo sentirse agradecido del personal médico que lo atendió.

“Me siento bien y afortunado de estar aquí en el Mayagüez Medical Center a donde me trajeron luego de ser desalojado de un crucero en el Caribe, que tenía una travesía de 14 a 16 días, luego de que me fuera sintiendo peor y tuviera problemas para respirar”, explicó el octogenario, quien acudió al médico de la nave al tercer día de presentar síntomas porque su esposa le insistió. Los síntomas incluyeron tos, pero no fiebre.

Contó que al hacerle una placa de pecho sus pulmones lucían con infección, le dieron antibióticos y se decidió traerlo a puerto.

Fue la Guardia Costanera la autoridad encargada de desalojarlo del crucero.

Indicó que al llegar al hospital de Mayagüez le hicieron la prueba del coronavirus, cuyos resultados tardaron seis días. Durante la espera lo mantuvieron en aislamiento con tratamiento de antibióticos y oxígeno para estabilizarlo.

El paciente especificó que no recibió asistencia de un ventilador, pues no fue necesario, y que ha estado consciente en todo momento.

¿En qué punto del tratamiento, comenzó a sentir alivio?, le preguntó Begnaud.

“Debo decir desde el momento en que me pusieron en aislamiento y comencé a recibir antibióticos, y me dieron oxígeno… fue casi inmediata (la mejoría)”, describió el paciente.

Su esposa, según compartió, tuvo que quedarse en el crucero al no ser desalojada, regresar al puerto de Miami, Florida y de ahí a su residencia, en San Diego. En California está junto a la hija de ambos y ya se realizaron las pruebas de COVID-19, pero no han recibido los resultados.

Eller reveló que tiene otros padecimientos de salud, entre ellos enfisema en un pulmón, condiciones cardíacas y neuropatía, lo que lo empuja más al grupo de alto riesgo con poca supervivencia.

“Lo sé”, dijo al respecto.

El exmilitar volvió a elogiar el trato recibido en la Isla y compartió que tuvo muchos compañeros puertorriqueños cuando estaba activo en la Marina.

Igualmente, se emocionó al compartir cómo quienes interaccionan con él en el hospital le expresan mensajes de apoyo en medio de la recuperación.

“Ellos nos me conocen personalmente…”, dijo mientras se le quebraba un poco la voz.

(Por Bárbara J. Figueroa Rosa)