¿Recuerdas a este corresponsal de la BBC? 3 años después, vuelve a ser “víctima” de sus hijos

Nuevamente Robert Kelly y su familia han protagonizado un divertido momento durante una entrevista en vivo

En estos momentos, por la pandemia del coronavirus, millones de personas se encuentran recluidas en sus casas, intentando llevar sus vidas de manera normal; sin embargo, el tener a todos en casa está cambiando las dinámicas familiares.

Seguramente, quienes están haciendo home office, parece ser una labor imposible, sobretodo cuando se tienen niños pequeños, pues hay que dividirse los tiempos para cumplir en el trabajo, haciendo las tareas del hogar, poniendo atención a las tareas escolares y también dedicarle tiempo especial a los niños, pues la mayoría mueren de aburrimiento.

Justamente, muchos que están atravesando por esta situación de atender el trabajo y los niños recordaron lo que le ocurrió al corresponsal de la BBC en Corea del Sur, Robert Kelly, quien en 2017 se convirtió en “estrella del Internet” por un momento bochornoso que vivió al lado de sus hijos.

En aquella ocasión, Kelly se encontraba dando una entrevista en vivo explicando la situación que se vivía en dicho país tras la destitución de la presidenta Park Geun-hye, cuando de repente, se abre la puerta de su despacho y se ve entrar a una simpática niña, que trata de llamar la atención de Robert, su padre, y detrás de ella, se ve también entrando a su hermano bebé que iba en una andadera, a pesar del intento desesperado de la madre por frenarlos.

Tras este incidente, la familia de Kelly se convirtió en toda una celebridad.

Tres años después, nuevamente, los hijos de este corresponsal han vuelto a escena, convirtiéndose junto con su padre en tema de conversación.

Resulta que por la pandemia del coronavirus, nuevamente Robert Kelly ofreció una entrevista para la BBC justamente explicando el tema del home office implementado por diversas empresas en el mundo. 

Esta vez, pensando en lo que ocurrió anteriormente, decidió que para el enlace aparecieran junto a él su esposa y sus 2 hijos, esperando que nada se saliera de control, cosa que no sucedió pues los pequeños volvieron a hacer de las suyas.

La niña comenzó a desesperarse en medio de la charla, por lo que hizo gestos curiosos ante la cámara e incluso, lanzó un par de manotazos a su padre e intentó despeinarlo, mientras que el niño, que ya no es un bebé, terminó por bajarse del regazo de su madre, entre llantos, para ir a buscar la tablet y entretenerse un rato con ella.