Construyen hospital de emergencia en el Central Park de Nueva York

Deberá estar abierto el martes

Construyen hospital de emergencia en el Central Park de Nueva York
El hospital de campaña que se instala en Nueva York.
Foto: Peter Foley / EFE

El Central Park de Nueva York albergará un hospital de campaña para ayudar a tratar a pacientes con coronavirus, una instalación que comenzó a levantarse este domingo y que se espera pueda estar operativa para el martes.

Según el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, el hospital dispondrá de 68 camas que reforzarán la capacidad del hospital Mount Sinai West, situado en las inmediaciones.

Las carpas blancas que lo albergarán comenzaron a ser instaladas este domingo por personal de una organización cristiana de voluntarios que está trabajando en colaboración con el Mount Sinai y las autoridades locales.

Relacionado: Nueva York supera las 1,000 muertes por coronavirus

El hospital contará con una unidad de cuidados intensivos especializada en problemas respiratorios y con médicos y enfermeros expertos en enfermedades infecciosas, según dijo al canal local NY1 el jefe de la operación, el doctor Elliott Tenpenny.

Nueva York está trabajando contrarreloj para tratar de ampliar su capacidad hospitalaria ante el aluvión de enfermos de COVID-19 que ya ha comenzado a llegar a los centros y que se espera que se multipliquen durante los próximos días.

Este lunes se espera que comience a operar el hospital de emergencia que durante los últimos días se ha habilitado en el centro de convenciones Javits Center de Manhattan, que incluye un millar de camas.

Relacionado: Trump: no hay cuarentena, pero recomienda restricciones de viaje a Nueva York, CT y NJ

Además, se prevé la puesta en marcha de otros cuatros centros temporales de emergencia repartidos en Brooklyn, Queens, Staten Island y El Bronx, con lo que los cinco distritos de la ciudad quedarán cubiertos.

El estado de Nueva York se ha convertido en el epicentro de la pandemia de coronavirus en EEUU con casi 60,000 casos confirmados y la ciudad de Nueva York es su punto más golpeado, con más de la mitad del total.

Según las últimas cifras facilitadas este domingo por el alcalde, 678 personas han muerto en la Gran Manzana por COVID-19 y las llamadas a los servicios de emergencia no dejan de aumentar.

“Esto no tiene precedentes”, aseguró en una conferencia de prensa De Blasio, que dijo que la ciudad está actuando para asegurar que hay suficiente personal y ambulancias para atender a todos los necesitados.

En los hospitales, la mayor necesidad ahora mismo son más respiradores, según el alcalde, que pidió al Gobierno federal que facilite 400 de estas máquinas para el 1 de abril y que insistió en la necesidad de movilizar al Ejército para apoyar a la ciudad.