Exigen a Cuomo dar clemencia a miles de presos en NY en riesgo por coronavirus

Activistas y familiares de reclusos presentan lista de demandas para evitar una masiva crisis humanitaria en las cárceles

En momento en que las autoridades de la Gran Manzana han informado de la liberación de al menos un 12% de la población carcelaria que podría estar en riesgo por el coronavirus, principalmente presos con condiciones médicas preexistentes y muchos mayores de 50 años, este lunes un grupo de activistas, organizaciones y familiares de detenidos en las cárceles del estado lanzaron la campaña ‘Release Aging People in Prision’ (RAPP) para exigir al gobernador Andrew Cuomo que apruebe la clemencia para miles de reos.

Hasta ahora se tiene información oficial de al menos 14 casos positivos de COVID-19 entre detenidos en todo el estado, aunque los activistas aseguran que la cifra podría superar los 70, tomando en cuenta los reportes de presos enfermos dados por los familiares, abogados e incluso los mismos trabajadores de prisiones.

“Estamos recibiendo información confiable desde varios frentes, de la cada vez mayor cantidad de presos que se están enfermando, porque en las prisiones no hay condiciones sanitarias adecuadas para evitar que se expanda el virus”, alertó Dave George, director asociado de la campaña RAPP.

Actualmente en el estado hay más 43,801 prisioneros, de los cuales el 72% son afroamericanos y latinos, y unos 10,200 son mayores de 50 años.

Y tomando en cuenta estas cifras, George agregó que estamos a las puertas “de una masiva crisis humanitaria en las cárceles”. El activista insistió que lo más grave es que luego que un detenido da positivo al COVID-19 “no existen protocolos, ni condiciones en las prisiones, para poner a esa persona en cuarentena, y lo peor, es que muchos corren el riesgo de morir si se enferman, ya que si sufren de problemas respiratorios por el coronavirus no podrán ser conectados a un ventilador de inmediato”.

Como parte de la campaña, se presentó una lista de demandas a Cuomo y a la Junta de Libertad Condicional del Estado, entre las que se incluyen:

1- Otorgar clemencia inmediata, mediante una orden ejecutiva, y liberar a todas las personas mayores de 50 años con condiciones de salud, como asma, diabetes, HIV, deficiencias cardíacas y cáncer.
2- Liberar de inmediato a todas las personas a las que se les ha otorgado libertad condicional pero que aún no han salido bajo supervisión comunitaria, independientemente de su fecha de liberación programada.
3- Asegurarse que todas las entrevistas futuras programadas por la Junta de Libertad Condicional continúen de manera ininterrumpida durante toda la pandemia, y se usen los sistemas de videoconferencias.
4- Liberar a personas que cumplen sentencias determinadas, y a quienes les quede solo un año o menos de la fecha de liberación condicional programada o la fecha de vencimiento máxima de su sentencia. Otorgándoles ‘créditos’ de libertad por buena conducta.

Amanda Lugo, cuyo padre de 53 años está detenido, dijo que toda su familia está muy preocupada “por la vulnerabilidad de mi papá con esta enfermedad que ya afecta a las cárceles. Y lo peor es que él ya podría beneficiarse de una liberación temprana, ya que solo le quedan seis semanas para que pueda salir, y aunque ya hemos hecho la solicitud, eso no ha ocurrido”.

Y al explicar por qué se unió a la campaña RAPP, Luna indicó: “Soy una de los 80,000 hijos de presos en el estado que estamos alzando la voz por ellos, para que muchos de los prisioneros puedan ser liberados y le hago un llamado al gobernador Cuomo para que tome las medidas necesarias para que esto ocurra”.

Durante una videoconferencia para presentar la campaña, la asambleísta estatal Carmen de la Rosa también se refirió a otras de las demandas de los familiares, y es el poder tener información de sus seres queridos y saber la realidad que se está viviendo dentro de las prisiones. “Veo a personas de las comunidades a las que represento en Alto Manhattan, que no tienen maneras de saber de la situación de sus familiares. Y es el Estado el que tiene la responsabilidad de poder de ayudar a estas personas a saber sobre el estado de salud de sus familiares detenidos”.

La líder de origen dominicano resaltó que la gente presa “no tiene la opción de cuidarse a sí misma y ponerse en cuarentena, y lo peor es que están incomunicados de sus familiares a quienes no les pueden contar sobre su condición. Hay un gran número de presos con enfermedades existen que ahora viven con temor a enfermarse con esto”.

De la Rosa sentenció que el Estado será juzgado por las medidas que toma para esta población. “El gobernador Cuomo tiene el poder de dar clemencia a esta gente que ha cumplido gran parte de sus sentencias y han cumplido con la sociedad”.

Coronavirus será peor en cárceles:

Además del Gobernador, los demandantes le recordaron al Departamento de Correccionales del Estado (DOCCS) y la Junta de Libertad Condicional que los presos en las cárceles del estado están en condiciones deplorables, insalubres e inhumanas, y que las instalaciones correccionales no pueden evitar que la propagación del coronavirus sea peor en la cárceles, ya que será mucho más rápida y letal.

“Prácticas como el lavado frecuente de manos, el distanciamiento social y la cuarentena son imposibles en las cárceles del estado de Nueva York, ya que carecen de acceso a elementos básicos como duchas, agua y jabón, a lo que se unen las amenazas de violencia por parte de los funcionarios correccionales y el personal, y la incomunicación con el mundo exterior, incluyendo sus familiares”, alertó la campaña.

Presos en el estado de NY:

  • 43,801 es el número actual de detenidos en cárceles.
  • 10,200 son mayores de 50 años.
  • 72% de los detenidos son afroamericanos y latinos.
  • 3,500 han estado presos por más de 20 años.
  • 800 han estado tras las rejas por más de 30 años.