Autoridades en NY temen grave “pico” en hospitalizaciones y muertes por coronavirus en Long Island

Algunos condados de LI siguen la dramática trayectoria en la Ciudad de Nueva York

Autoridades en NY temen grave “pico” en hospitalizaciones y muertes por coronavirus en Long Island
Es un enigma todavía cómo se cubrirá el aumento de la capacidad de los hospitales en NY.
Foto: JEAN-PIERRE CLATOT / AFP / Getty Images

Las autoridades en Nueva York vigilan el pico en casos reportados de coronavirus desde varios condados en Long Island.

“Estamos vigilando a Rockland, Nassau y Suffolk”, precisó el gobernador Andrew Cuomo en una conferencia de prensa este viernes. “En Westchester ya nosotros teníamos problemas, uno de los principales puntos calientes de la nación fue New Rochelle”, argumentó el funcionario estatal.

Según añadió, equipo adicional fue enviado el miércoles a varios hospitales de la zona.

Hoy, también trascendió que personal de salud en Westchester Medical Center en Valhalla se manifestó para exigir suministros de Equipo de Protección Especial (PPE) para hacerse cargos de pacientes diagnosticados con la enfermedad.

Un reporte de Newsday indica que el incremento en el número de casos confirmados de la enfermedad en LI responde a una mayor cantidad de pruebas realizadas y  se han abierto más espacios para realizar los exámenes.

No obstante, las autoridades han reconocido que el número de muertes y hospitalizaciones también ha aumentado.

Los decesos relacionados con el COVID-19 ascendían a 1,000 hasta la tarde de ayer en Long Island.

El ejecutivo del condado Suffolk, Steve Bellone, dijo, según citado por Daily Voice, que el panorama en esta entidad sigue la trayectoria de la Ciudad de Nueva York, aunque está una o dos semanas por detrás de NYC.

“El condado Suffolk todavía no está en el pico”, declaró. “Nosotros estamos en el grueso de la batalla. Viene mucho más, y eso significa que todos tenemos la obligación de seguir las guías, la distancia social, y mantenernos en caso lo más que podamos”, sostuvo.

En un periodo de dos días, los casos de COVID-19 en LI subieron de 2,024 en abril 6 a 3,161 el 8 de abril. Ese incremento del 56% es paralelo a la subida de 69% en el número de pruebas.