Se hizo la manicura y terminó con un dedo menos

La limpieza e higiene personal y de objetos es sumamente importante para no contraer bacterias

Se hizo la manicura y terminó con un dedo menos
Foto: amazon

Una mujer de Inglaterra aprovechó antes de tener que mantener el distanciamiento social para no contagiarnos de coronavirus y se hizo una manicura.

El virus no lo agarró, pero le pasó algo mucho peor. 

La mujer acabó perdiendo medio dedo después de contraer una infección horrible.

A Jose Jackson, de 57 años, se le tuvo que amputar el dedo después de un accidente en el salón de belleza. Tan grave fue el incidente que los médicos le advirtieron que incluso podría perder su brazo.

Esta joven abuela, originaria del suroeste de Gales, le contó a The Mirror su historia para resaltar los peligros de la falta de higiene en los salones de belleza.

En el salón, mientras le hacían la manicura, le pincharon accidentalmente la cutícula, el área de la piel donde la parte inferior de la uña se encuentra con el dedo

Sangró un poco, pero la mujer decidió ir al médico cuando su dedo comenzó a hincharse, poniéndose de color púrpura y supurando pus.

Tuvo que tomar antibióticos que, desgraciadamente, no frenaron la infección y empeoró. Tuvo que acudir a emergencias.

Le diagnosticaron una infección por estafilococos, que ocurre cuando la bacteria estafilococo ingresa a la piel a través de un corte. Es potencialmente letal.

Los médicos le dijeron que no tendrían más remedio que amputarle la yema del dedo. Pero la infección le había corroído tanto el hueso y el tejido que tuvieron que amputarle casi la mitad de la falange.

Seis semanas después de la operación, Jose alertó a un inspector de salud sobre su historia, quien llevó a cabo una investigación sobre el salón de manicura. Descubrieron que las herramientas que se estaban utilizando no se habían limpiado bien antes, de un cliente a otro.

La mujer demandó para obtener una indemnización, que consiguió con éxito después de llegar a un acuerdo extrajudicial.

Sin embargo, ella dice que el dinero “no se siente como una victoria” y quiere asegurarse de que su experiencia no se repita.