Alarma policial: más de 1,500 presos han sido liberados en la ciudad de Nueva York para evitar contagios

Expertos temen aumento de los delitos y la indigencia

Alarma policial: más de 1,500 presos han sido liberados en la ciudad de Nueva York para evitar contagios
Hay 20% menos presos, a niveles del año 1949
Foto: Getty

La alcaldía de NYC confirmó que más de 1,500 reclusos han sido liberados de las cárceles de la ciudad en tres semanas, reduciendo el número de reos a su nivel más bajo en 70 años.

La mayoría se ha beneficiado por el plan de evitar los contagios en la cárcel, pues muchos de los liberados padecen enfermedades subyacentes graves, como males cardíacos, cáncer y VIH. Otros pagaron la fianza o salieron porque terminó su sentencia.

“En gran parte gracias a los esfuerzos de jueces, fiscales, defensores y los Departamentos de Correccionales de la ciudad y el estado, más de 1,500 personas han sido liberadas de la cárcel desde el 16 de marzo”, promocionó la Oficina de Justicia Criminal de la alcaldía en una hoja informativa.

“Hoy la población carcelaria se encuentra en un número visto por última vez en 1949”, destacó el comunicado. La disminución ha sido del 20% y bajó de 5,447 a 4,363 los presos en NYC, al 6 de abril.

La mayoría de los liberados estaban encarcelados por delitos menos graves, incluidas 354 por violaciones de libertad condicional. Otros 401 reclusos cumplían sentencias de menos de un año.

Los abogados defensores han presentado docenas de peticiones argumentando que el encarcelamiento continuo de sus clientes pone en peligro sus vidas y viola sus derechos constitucionales.

A pedido de la Sociedad de Asistencia Legal (Legal Aid Society), el juez Mark Dwyer liberó a 18 presos de Rikers Island, incluido el acusado de asesinato Pedro Vinent-Barcia, quien supuestamente apuñaló a su novia Bernice Rosado en Harlem, detalló New York Post.

Las liberaciones masivas han generado al menos dos nuevas preocupaciones en las calles de NYC: el posible aumento de los delitos y la indigencia.

Además de ser víctimas también de los contagios en la pandemia, ya desde el 1 de enero NYPD ha enfrentado el reto de la reforma penal estatal, que ha dejado a más sospechosos en la calle. Luego, con la pandemia, la orden ha sido descongestionar las cárceles en todo Nueva York y muchos otros estados del país.