Por qué el plástico film ya no pega tan bien como antes

El plástico con el que envuelves tus alimentos fue creado por accidente y usado por el ejército en combate

Por qué el plástico film ya no pega tan bien como antes
Foto: Shutterbug75 / Pixabay

Si crees que solo era tu idea que el delgado plástico con el que envuelves tus alimentos ya no es tan bueno porque no se pega como solía hacerlo, no estás en un error. La realidad es que efectivamente, “ya no lo hacen como antes”. Aunque no lo creas, estos cambios tienen una buena razón.

El plástico originalmente verde tan popular desde 1953 en las cocinas de Estados Unidos formaba una barrera casi impenetrable a los olores, ideal para envolver y conservar la comida. En pocos años las cocinas de otros países también lo amarían.

Los cambios en el plástico Saran Wrap se hicieron para mejorarlo, aunque para muchos estos cambios nos resulten menos efectivos, pues es menos pegajoso y no soporta tanto el calor o asila los olores como lo hacía el producto en un principio.

Creado accidentalmente y usado por el ejército

Saran Wrap surgió en 1933 de manera accidental, por Ralph Wiley, trabajador de laboratorio en Dow Chemical, a partir de residuos pegajosos en vasos cuando quería hacer un producto de limpieza en seco a partir de cloro.

Wiley le llamó eonita, luego en Dow lo convirtieron en hoja verde y lo renombraron Saran. Fue usado en plantillas para botas de combate y para proteger los aviones durante la Segunda Guerra Mundial. También fabricantes de automóviles lo usaron en la tapicería.

Saran Wrap salió al mercado como producto para envolver alimentos en 1953 y en 1998 SC Johnson lo compró a Dow.

Cambio de fórmula

Hay muchas marcas que usan la fórmula del Saran. Desde 2004, Saran Wrap es transparente y mucho menos pegajoso porque la compañía SC Johnson decidió cambiar la fórmula.

¿La razón?

El plástico contenía cloruro de polivinilideno (PVDC). “Los materiales que contienen cloro, como el PVC y el PVDC, terminan en incineradores municipales y se queman, pueden liberar químicos tóxicos en el medio ambiente” señala Fisk Johnson, CEO de SC Johnson a Harvard Business Review.

La compañía decidió cambiar la fórmula para eliminar el químico, siguiendo un proyecto más amigable con el planeta llamado Greenlist lanzado en 2001.

La nueva fórmula no será tan pagajosa, pero funciona bien para mantener nuestros alimentos frescos, y lo importante, es menos contaminante.