Agentes de ICE se hacen pasar por policías para entrar a las casas

Demandan a ICE por utilizar tácticas engañosas que violan la Cuarta Enmienda de la Constitución
Agentes de ICE se hacen pasar por policías para entrar a las casas
Foto: ICE

Los hombres en la puerta vestían chalecos antibalas con la palabra “POLICE” estampada, equipo táctico, pistolas y rifles, se presentaban como policías, pero no eran policías.

Eran agentes de la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) que se hacían pasar como oficiales de departamentos de policía locales para que les abrieran las puertas de las casas y realizar arrestos.

Por utilizar esa táctica engañosa, la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) presentó este jueves una demanda en contra de esa agencia federal de inmigración al considerar que los agentes de ICE violan la Cuarta Enmienda de la Constitución al ingresar a las viviendas sin orden judicial o consentimiento válido.

La demanda interpuesta en una corte federal de Los Ángeles refiere el caso de Osny Sorto Vásquez Kidd, de 26 años de edad, residente de la localidad de Hacienda Heights y amparado bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

El cuento del delincuente

Una mañana de octubre de 2018, señala el documento, tres agentes de ICE llegaron al apartamento donde vivía Vásquez Kidd con su mamá y dos hermanos menores de edad.

Al tocar la puerta, uno de los agentes dijo ser detective de la policía local y que estaban investigando a un criminal peligroso que había utilizado esa dirección como su residencia.

Preocupada, la madre de familia decidió abrir la puerta para que entraran los supuestos “policías”, quienes empezaron a revisar las habitaciones, pero Vásquez Kidd no estaba.

A petición de los agentes, la mamá llamó por teléfono a su hijo y se lo pasó al “detective”, quien le dijo lo del cuento de que buscaban a un peligroso delincuente y que necesitaban hablar en persona con él para mantener a salvo a su familia.

Vásquez Kidd no pudo reunirse ese día con los “policías”, pero dos días después, muy temprano por la mañana, volvieron a llegar al complejo habitacional, le llamaron por teléfono para que saliera de su casa.

En el estacionamiento, varios agentes que en su vestimenta llevan se identificaban como “policías”, lo interceptaron y tras verificar su identidad, le dijeron que no llorara, que su familia no estaba en riesgo pues se habían inventado la historia del delincuente peligroso para arrestarlo.

Otros nueve casos similares son citados en demanda que interpuso la ACLU en conjunto con UC Irvine School of Law Immigrant Rights Clinic, la firma legal Munger, Tolles & Olson LLP, y las organizaciones Inland Coalition for Immigrant Justice (ICIJ) y la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA).

Táctica de engaño

La ACLU acusó a los agentes de ICE de ingresar a casas sin orden judicial para realizar arrestos utilizando tácticas engañosas y argumentos como:

  • Somos policías que investigan un delito y solo queremos hacer algunas preguntas. ¿Podemos entrar?
  • Somos policías, tenemos un problema con su automóvil. ¿Puede venir afuera?
  • Somos oficiales de libertad condicional, estamos buscando a una persona que vive en esta casa. ¿Podemos hablar con él?

La demanda busca imponer una restricción a los agentes de ICE para que no se hagan pasar como policías, que actúan con honestidad, conforme a la Cuarta Enmienda de la Constitución y a sus propias regulaciones.