Doble drama para pacientes con cáncer: miedo al virus y cirugías suspendidas; Cuomo reabre quirófanos, pero no en NYC

Los hospitales copados y el temor a contagios ha cambiado totalmente la realidad

Doble drama para pacientes con cáncer: miedo al virus y cirugías suspendidas; Cuomo reabre quirófanos, pero no en NYC
Los hospitales se han concentrado en virus y emergencias
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Más de mil cirugías de cáncer han sido pospuestas en la ciudad de Nueva York y otros tratamientos se han suspendido a medida que los hospitales se coparon con casos de coronavirus, colocando a los enfermos de cáncer ante una doble angustia durante esta pandemia.

La orden del gobernador Andrew Cuomo el mes pasado de que los hospitales cancelasen cirugías electivas obligó a los centros de cáncer a determinar qué podría posponerse de manera segura. Ayer martes, Cuomo levantó las restricciones en varias zonas del estado, pero siguen vigentes en NYC y los condados Westchester, Rockland, Albany, Dutchess y Erie, informó Associated Press.

Los médicos generalmente usan un análisis de riesgo-beneficio basado en las pautas establecidas por las sociedades de gobierno de sus especialidades individuales, dijo el Dr. Arnold Baskies, presidente del Consejo Asesor Global de Control de la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS).

“Si demoramos la cirugía unas pocas semanas, ¿esto hará la diferencia?”, dijo Baskies. “Muchas veces no lo hará”.

En el Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering en el Upper East Side, eso significó que al menos mil cirugías se pospusieron a medida que sus salas de operaciones se convirtieron en áreas de terapia intensiva (ICU) para pacientes con COVID-19.

Ese hospital trató a cientos de personas que se enfermaron con el virus, así como a miembros del personal, dijo el Dr. Jeffrey Drebin, presidente de cirugía.

También recibió varias docenas de enfermos de otros hospitales de la ciudad, incluida una mujer del abrumado Hospital Lincoln en El Bronx que necesitaba una operación de cáncer.

“Tratamos de ser buenos ciudadanos y, en la medida en que hemos tenido una experiencia un poco menos abrumadora, hemos intentado compartir la carga”, dijo Drebin.

Agregó que el hospital ahora estaba listo para comenzar a programar operaciones demoradas, aunque algunos pacientes dudaban y prefirieron esperar un poco más.

“Creo que hay un equilibrio entre el miedo al cáncer y el miedo al virus, lo cual no es incorrecto”, dijo. “Y en realidad estamos haciendo una serie de cosas para tratar de hacer esto lo más seguro posible para nuestros pacientes”.

Todos los pacientes serán examinados para detectar COVID-19 antes de la cirugía y se retrasará nuevamente si tienen el virus, dijo.

En el Centro Médico Langone de NYU, además de retrasar las cirugías, las consultas de los pacientes se realizaron de forma remota a través de la telemedicina para determinar si era necesario una visita en persona. Y el número de pacientes que participan en ensayos clínicos se ha reducido a la mitad, afirmó el Dr. Benjamin Neel, director del Centro de Cáncer Perlmutter.

“Vamos a comenzar algunas cirugías la próxima semana en condiciones controladas muy cuidadosamente”, dijo Neel. “Estamos tratando de concentrarnos en los procedimientos que están realmente listos para ser realizados y que no requieren hospitalizaciones prolongadas”.

Neel dijo que el hospital estaba viendo menos casos de leucemia y linfoma de los que normalmente vería, tal vez porque las personas tienen miedo de contraer el coronavirus en el hospital.

“Estamos muy seguros de que nadie muera de cáncer porque no están recibiendo tratamiento”, dijo. “Nos preocupa más que las personas no entren y lleguen al punto en que no podamos ayudarlas”.