De pedir limosna para comer a estrella del fútbol: Patrice Evra recordó sus días más difíciles

El exseleccionado de Francia se siente orgulloso de su pasado, porque le ayudó a ser fuerte

Thomas Müller y Patrice Evra disputan un balón en el Mundial de Brasil 2014.
Thomas Müller y Patrice Evra disputan un balón en el Mundial de Brasil 2014.
Foto: Cool and Art / Imago7

Patrice Evra acarició la gloria con el Manchester United, al ganar la Champions League y el Mundial de clubes en el 2008, pero su vida no siempre fue así de plena, ya que durante su infancia tuvo muchos episodios de carencias, donde vivía en carne propia lo que era la pobreza, al grado de tener que pedir dinero en las calles para poder comer.

El futbolista nació en Senegal, pero creció en París y allí conoció el hambre y los sacrificios, ya que según relató en el podcast de la página de los Red Devils, vivió en la calle y en ocasiones su hermano le compartía de su comida, en otras tenía que mendigar para conseguirla por sí mismo.

Estaba en París, pero vivía en la calle y a veces ni siquiera podía comer algo. Recuerdo que mi hermano Dominique estaba trabajando en un McDonald’s, así que iba allí y en su hora de almuerzo me daba de su propia comida”, reveló.

No tengo miedo a decir que tuve que rogar por dinero enfrente de las tiendas. Me quedaba frente a ellas y cuando me cruzaba con personas les pedía alguna moneda. A veces me daban y otras no, solamente quería dinero para comprar un sándwich“, continuó.

Pese a lo difícil que puede sonar su historia, el exdefensor se siente orgulloso de todo lo que tuvo que pasar, ya que él mismo aclaró que eso lo convirtió en el hombre que es y lo impulsó para alcanzar su sueño de convertirse en futbolista e inspirar a otros.

“Algunas personas, cuando tienes éxito, solo ven el resultado final, solo ven en la televisión a la superestrella, pero en realidad, en las calles, aprendí mucho y me ayudó a ser fuerte. Inspiré a los niños para darse cuenta de que nunca deben darse por vencidos, que no se rindan. Si crees que te convertirás en alguien, sal y cree en ti mismo, lo harás. Yo no me siento una víctima, no quiero compasión“, sentenció el hombre que también jugó para el Mónaco, Marsella, Juventus y la Selección de Francia.