3 clásicos consejos para cuidar tu dinero que ya NO funcionan

Es probable que estos consejos terminen perjudicándote más que beneficiarte

3 clásicos consejos para cuidar tu dinero que ya NO funcionan
Quizá no deberías seguir estos consejos tan al pie de la letra.
Foto: pasja1000 / Pixabay

A todo mundo nos han dado esos consejos que son como reglas de las finanzas personales, los cuales, si los sigues, te ayudarán a cuidar tu dinero y no caer en desórdenes económicos.

Sin embargo, hay que señalar que, con el paso de tiempo, algunas de estos consejos ya no funcionan tanto en realidad, y a continuación, te compartimos tres de ellos.

1–Alquilar una casa es tirar dinero

Seguramente ya has escuchado que, si rentas una casa, en realidad solamente estás pagando la hipoteca del arrendador, y que por eso lo mejor es comprar una que en realidad sea tuya.

Sin embargo, debes tomar en cuenta que comprar una casa requiere dar mucho más dinero por adelantado que alquilar. También hay muchos más gastos para los propietarios de viviendas que para los inquilinos, incluidos impuestos a la propiedad, intereses hipotecarios y reparaciones, de acuerdo con The Motley Fool.

2–Nunca uses tarjetas de crédito

Hay muchas personas que, de seguro, ya te han dado este consejo añadiendo que las tarjetas de crédito te alientan a gastar más dinero del que posees, además de que tienen altas tasas de interés y que es muy difícil pagar sus deudas.

A pesar de todo esto, las tarjetas de crédito ofrecen varias ventajas sobre cualquier otro método de pago, ya que a menudo puedes ganar recompensas de compra, lo que significa que recuperarás algo del dinero que gastarás.

3–Gasta el 30% o menos en tu casa

Siempre hay alguien que te dice que no deberías gastar más del 30% en los pagos de tu vivienda, que suele ser el pago más grande para muchas personas.

Es obvio que esta regla no puede aplicar para todos, ya que para muchas personas simplemente es imposible encontrar viviendas que le cuesten el 30% de su sueldo.

Además, todo depende de la situación particular que estés viviendo. Por ejemplo, es posible que desees pagar más si vas a obtener una casa que esté cerca de tu trabajo, ya que, en este caso, los ahorros de transporte podrían ser mejores.

En conclusión, no hay nada de malo en poner un poco de dinero extra en una casa que realmente quieres y te conviene.

–También te puede interesar: 4 señales de que estás gastando demasiado dinero en comida