Alcalde cede: NYPD ya no vigilará distanciamiento social ni uso de máscaras

Tras acusaciones de racismo y abuso policial, el sindicato había pedido que les quitaran esos roles

Alcalde cede: NYPD ya no vigilará distanciamiento social ni uso de máscaras
NYPD fue acusada de exagerar en sus funciones
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Tras acusaciones de racismo y abuso por parte de policías en la aplicación del distanciamiento social en Nueva York, el alcalde Bill de Blasio los liberó parcialmente de esas labores, tal como había solicitado el principal sindicato, la Asociación de Benevolencia (NYCPBA).

NYPD continuará dispersando grandes reuniones que tienen más probabilidades de presentar un riesgo de propagación del coronavirus, dijo De Blasio ayer. “Pero no vamos a tener el enfoque de (…) dos o tres personas juntas”.

“Y no tendremos a la policía para hacer cumplir los revestimientos faciales”, agregó, según Associated Press.

El cambio se realizó después de que circularan videos en las redes sociales que mostraban enfrentamientos entre oficiales y ciudadanos, incluido uno en el que una mujer con un niño pequeño fue arrojada al suelo y esposada mientras la policía la sacaba de una estación del Metro por no usar una máscara para cubrirse la cara.

Adicionalmente, las estadísticas denunciaron que la mayoría de los atacados han sido afroamericanos e hispanos.

De Blasio dijo que los oficiales de policía sólo ofrecerán máscaras a las personas cuyos rostros estén descubiertos, sin amonestarlos. “Queremos hacer de éste un enfoque positivo”.

Patrick Lynch, presidente del sindicato NYCPBA, dijo que la política revisada de distanciamiento social “creará más problemas de los que resuelve”. Insistió en un comunicado que “La nueva política debería ser una sola oración: los agentes de policía no son responsables de hacer cumplir el distanciamiento social u otras directivas de salud pública”.

Algunos líderes políticos en la ciudad también han instado al alcalde a dejar la mayor parte de la aplicación del distanciamiento social a otros departamentos de la alcaldía, diciendo que enviar oficiales de policía para hacer el trabajo conduciría a confrontaciones y los desviaría de sus funciones.