Confusión en olas y arenas: poca claridad sobre acceso a playas este fin de semana en NYC

NYPD complicó más el panorama con últimas declaraciones sobre lo permitido y lo prohibido
Confusión en olas y arenas: poca claridad sobre acceso a playas este fin de semana en NYC
Rockaway Beach, NYC
Foto: Carla Paulin/El Diario NY

De nuevo la confusión rodea los mensajes de las autoridades de la ciudad durante la pandemia, esta vez sobre el acceso y uso que tendrán las playas de NYC este fin de semana, cuando tradicionalmente comienza el verano. Pero éste no ha sido un año para nada normal.

Según las últimas declaraciones, las playas de la ciudad serán un paraíso para los surfistas, pero los nadadores o simples bañistas no podrán acceder al agua.

“Las playas están abiertas, pero el agua no es para nadar”, dijo ayer Brian Conroy, jefe asistente de la Patrulla Borough Brooklyn South de NYPD, en una conferencia de prensa en el Centro Deportivo Abe Stark en Coney Island.

“Se puede ir hasta los tobillos, meterse en el agua”, continuó Conroy, citado por New York Post. “Los surfistas podrán entrar al agua”.

La policía vigilará las playas para prever actividades criminales, pero no realizará ningún control de acceso al agua, dijo Conroy. En cambio, los oficiales del Departamento de Parques sí estarán disponibles para vigilar tanto el surfeo como la arena, donde las reglas de distanciamiento social siguen vigentes.

De inmediato se desataron confusión y críticas. “Esto es sólo otro mensaje mixto“, dijo el concejal Justin Brannan (D-Brooklyn). “Necesitamos tener pautas muy claras aquí, porque si no lo haces, te estás preparando para una tragedia o confrontación”.

“Si llevo una tabla de surf, ¿puedo ir al agua aunque no sepa surfear?”, preguntó retóricamente.

El concejal Donovan Richards (D-Queens), que representa a Sandy Far Rockaway, dijo que se quedó “rascándome la cabeza” al escuchar la retorcida norma.

“¿Van a dar pruebas de natación a los surfistas antes de que entren al agua?”, preguntó Richards. “Si estás diciendo que el agua está cerrada para alguien, entonces tienen que estar cerrados para todos”, agregó, en referencia a la negativa del alcalde Bill de Blasio de abrir las playas.

Esa política del alcalde generó rechazo y prevención en condados en la vecina Long Island, para no verse inundados de residentes de NYC en busca del mar. Como resultado, el acceso a las playas de los condados Suffolk y Nassau requerirá prueba de residencia, destacó The New York Times.

Los políticos no fueron los únicos que temieron que las reglas confundieran a los bañistas que intentan disfrutar de un poco de aire marino y sol en medio de la asfixiante cuarentena.

“Es la misma agua. Si estás surfeando, primero tienes que salir a nadar, ¿verdad?”, señaló Pat Singer, jefe de la Asociación de Vecinos de Brighton, en Brooklyn. “El alcalde debería repensar eso. Va a causar mensajes mixtos”.

El Ayuntamiento no respondió a una solicitud de comentarios sobre la nueva política playera.

En NYC las cuatro playas que estarán abiertas para “recreación limitada” en la arena, sin posibilidad de nadar, son: Coney Island (Brooklyn), Fort Tilden/Riis Beach y Rockaway Beach (Queens), y Orchard Beach (El Bronx), indicó New York Post.

Adicionalmente, las piscinas públicas de NYC no abrirán esta temporada, pero las playas estatales de Nueva York sí lo harán a partir de hoy durante el fin de semana largo de Memorial Day, aunque con una capacidad limitada del 50% para bañarse, tomar sol y estacionar autos.

Long Beach, que normalmente atrae a los amantes de la playa de la ciudad de Nueva York, venderá pases de playa sólo a los residentes. Y el paseo marítimo estará abierto con reglas de distanciamiento social.