Cadáver de mujer revive teoría de asesinatos en serie en Nueva York que inspiró película de Netflix

La policía sospecha que al menos tres homicidas andan sueltos tras matar a unas 11 mujeres en Long Island
Cadáver de mujer revive teoría de asesinatos en serie en Nueva York que inspiró película de Netflix
Boceto de 2011, de víctima aún sin identificar
Foto: Suffolk Police / Cortesía

Por 20 años, un cadáver femenino hallado en Nueva York no ha podido ser identificado.

Pero la policía del condado Suffolk (Long Island, NY) está a punto de revelar la identidad de la víctima de Giglo Beach cuyos restos descubiertos por primera vez en 2000 fueron vinculados a unos misteriosos asesinatos en serie en Long Island.

Porciones del cadáver de “Jane Doe #6” fueron encontradas en bosques dentro de la aldea de Manorville en el año 2000. Unos restos adicionales pertenecientes a la misma mujer aparecieron en Gilgo Beach en 2011.

Funcionarios del Departamento de Policía del condado Suffolk dicen que revelarán quién era la mujer “en un futuro cercano”.

Se cree que once cuerpos encontrados en o cerca de la playa entre 2010 y 2011 están vinculados a uno o más asesinos en serie no capturados.

La policía encontró restos de “Jane Doe #6” hace dos décadas, pero no los relacionó con los asesinatos de Gilgo Beach hasta que el segundo conjunto fue encontrado 11 años después.

La policía trabajó con el FBI y utilizó una nueva tecnología de ADN llamada análisis de genealogía genética para identificar a la mujer.

El ex jefe de detectives de la policía de Nueva York, Robert Boyce, dijo a Newsday que el último avance en el infame caso sin resolver fue un “cambio de juego” que podría conducir a pruebas adicionales. Una vez la identifiquen, los registros de teléfonos celulares y datos de tarjetas de crédito podrían revelar qué pasó en sus últimos días.

Se han presentado nuevas pruebas en los últimos meses después de un largo silencio sobre el caso. En enero, la comisionada de la policía de Suffolk, Geraldine Hart, reveló fotos de una porción de un cinturón de cuero negro que mostraba las letras en relieve “HM” o “WH”, que podrían estar vinculadas al asesino.

“Creemos que el cinturón fue manejado por el sospechoso y no pertenecía a ninguna de las víctimas”, afirmó Hart en una conferencia de prensa este invierno.

Las autoridades dijeron anteriormente que los asesinatos podrían ser obra de al menos tres personas, y que en el área alrededor de Gilgo Beach “se solían descartar restos humanos durante un período de tiempo”.

La conferencia de prensa que anunciaba las fotos del cinturón se produjo el mismo día en que Netflix lanzó un avance de “Lost Girls”, película basada en un libro de 2013 sobre el caso.