La crisis económica de la pandemia cae con fuerza sobre las latinas

Antes del COVID-19 el desempleo afectaba al 4.9% de las mujeres de esta comunidad ahora, a una de cada cinco

La crisis económica de la pandemia cae con fuerza sobre las latinas
Las mujeres latinas ya hacían frente a la mayor brecha salarial de todas antes de la crisis./Archivo
Foto: Mariela Lombard / Archivo / El Diario NY

La pandemia del coronavirus y la crisis que ha generado está siendo muy dura con un grupo en particular de personas en este país: las mujeres latinas.

Ellas tienen la doble condición de estar en el grupo racial y étnico más golpeado por la crisis de salud y por el hecho de que, en general, las mujeres están siendo las que peor lo están pasando en la que se perfila como una grave recesión económica.

Esta semana unos consultores del mercado laboral, Challenger, Gray & Christmas, explicaban que la que ya se perfila como una recesión económica bien podría llamarse una she-cessiony no recession, por el efecto que está teniendo en las mujeres.

“Las mujeres están sufriendo más el desempleo durante esta caída económica debido a la pandemia del COVID-19. Son el 55% de los 20.5 millones de personas que perdieron su trabajo en abril”, explican en la consultora. La tasa de desempleo de las mujeres adultas se quintuplicó en abril para llegar al 15.5%.

Y si se centra más el objetivo en las mujeres latinas, las estadísticas apuntan a que estas son las que con más dureza se llevan este golpe. La tasa de desempleo de las latinas en febrero era del 4.9% y subió al 6% en marzo, cuando empezaron las órdenes de confinamiento. Abril fue mucho peor, se disparó hasta el 20.2%.

Ella-cesión 

El 16.7% de los latinos hombres estaba desempleado el mes pasado pero una de cada cinco mujeres en ese mes no tuvo empleo. En mayo no se esperan mejores cifras.

Y eso sin contar todas las que están en la economía informal, que son muchas y que no se cuentan como desempleadas ni tampoco tienen acceso al soporte que permite respirar durante el periodo de la falta de trabajo que es el seguro de desempleo. En este caso están las indocumentadas. 

Esta es una “ella-cesión”.

El motivo es que la primera ronda de trabajos que se han perdido han sido los de actividades económicas que emplean sobre todo a mujeres, sobre todo servicios de comidas, de cuidados de niños, de ventas minoristas, asistencia y en los restaurantes.

“Trabajar desde casa no es una opción. Y en esto esta crisis es diferente de la Gran Recesión (2007-2009) en la que la gran mayoría de las pérdidas de trabajos fueron entre hombres”, explica Andrew Challenger, vicepresidente de Challenger, Gray & Christmas, Inc.

En la actual crisis las mujeres son el 49% de la fuerza laboral y las que han sufrido el 55% de las pérdidas de empleos.
Y en muchos casos se une el problema de que estas, son en su mayoría, ocupaciones de bajos ingresos. Según el National Women’s Law Center de los 23 millones de trabajadores con bajos ingresos, dos tercios son mujeres. Y eso es evidente en el caso de las latinas que cobran 64 centavos por cada 100 dólares que cobra un hombre blanco.
Un problema añadido de esta situación es que el trabajo de muchas ellas depende de dos cosas: la primera sus propias familias.
Las mujeres y definitivamente muchas de las madres latinas, solteras, casadas o con compañeros sentimentales, son las que se consideran encargadas del hogar, una tarea añadida que ahora viene con el trabajo de estar pendiente de hijos menores que no tienen escuelas o guarderías. En una encuesta elaborada por Facebook se destila que incluso las gestoras que trabajan desde su casa tienen sobre sus hombros más responsabilidades domésticas que los hombres aún en el siglo XXI.
“Mientras las escuelas y guarderías estén cerrados o los trabajadores no se sientan seguros mandando a sus hijos a estos lugares los empleados van a tener que hacer frente a un desafío importante a la hora de equilibrar trabajo y familia”, explican desde Challenger.
Y esa falta de confianza es la clave para la segunda condición de la vuelta al trabajo de las mujeres que han perdido sus empleos. Los clientes de bares, restaurantes, tiendas, los pacientes que esperan en sus casas y en genera a quienes contratan en el sector servicios, tienen que volver a confiar que el trato con quien ofrece un servicio no tiene un alto riesgo para la salud.
El hecho de que en ciudades grandes como Nueva York muchos de los latinos tengan que tomar el transporte público para llegar al trabajo es un problema añadido. Un estudio de la Universidad de Chicago estima que el 42% de los trabajos que se han perdido sean permanentes.
Estos son números, en las siguientes líneas, les ponemos nombre y apellidos a una crisis que necesita ser atendida de forma específica.

Trabajadoras

61.5% de las empleadas de limpieza en el hogar son latinas. (EPI)

22.6% de las nannies son latinas

17.7% de las cuidadoras e mayores o impedidos en el hogar son latinas. Casi el 18% de las cuidadoras que trabajan con agencia son latinas.

20.2% de latinas fueron contabilizadas oficialmente como desempleadas en abril.

46 centavos por cada dólar que gana un hombre blanco es la brecha de paga de las mujeres.

23 meses Es el tiempo que le costó a una latina el año pasad ganar el salario de un hombre en 2018. El 20 de noviembre de 2019 se consiguió ese sueldo de 2018.

33% de las mujeres (de todas las razas y etnias) que tienen responsabilidad de gestión tienen más responsabilidades con su hogar también frente al 25% de los hombres

 

Fuentes: BLS, Economic Policy Institute, Facebook