Denunció la desaparición de su hijo y ahora es la principal sospechosa de haberlo asesinado y tirado a la basura

La mujer había dicho que el niño se le perdió en una salida a un parque pero fue ella misma quien guió a los policías con su cuerpo

La madre mintió pues nunca fueron al parque.
La madre mintió pues nunca fueron al parque.
Foto: Shutterstock

Este lunes 1 de junio, la policía de Waco, Texas, recibió la llamada telefónica de una mujer de 35 años llamada Laura Sánchez, la cual, desesperada, denunció la desaparición de su pequeño hijo de tan solo 2 años llamado Frankie González, el cual según la mujer, se le extravió durante un paseo en el Parque Cameron.

De inmediato, la policía de Waco lanzó una Alerta Amber a través de su página de Facebook, en donde solicitaban a la población les ayudarán con información para poder dar con el paradero de Frankie.

Las autoridades no recibieron ningún dato que les ayudara a encontrar al menor, por lo que la mañana del martes, acudieron al parque en donde aparentemente se extravió el niño y luego de un rato buscando, encontraron a Frankie muerto y su cuerpo se encontraba al interior de un contenedor de basura que se encuentra afuera de una iglesia, frente al parque.

La madre, la principal sospechosa de la muerte del niño

La policía indicó que luego de una extenuante búsqueda el lunes por la tarde y al no encontrar ningún rastro de Frankie, Sánchez volvió a su casa, en donde les habría confesado a sus familiares la verdad: nunca estuvo en el parque con su hijo y además, este habría muerto mientras se encontraba con ella y al no saber qué hacer, arrojó su cuerpo al contenedor de basura.

Aunque aún no se han dado a conocer los resultados de la autopsia practicada al bebé, las autoridades han indicado que la muerte de Frankie no se dio por cuestiones naturales y lo único que ha podido ser comprobado es que Laura le ocasionó “ciertas lesiones”, aunque no se dio más detalle de este hecho.

Además, la madre fue quien guió a la policía al sitio en donde dejó a su hijo muerto, por lo que ya se encuentra recluida en la cárcel del condado McLennan.