Activistas impulsan TPS para inmigrantes en trabajos esenciales durante coronavirus

"Los llaman héroes, pero no los trata como tal", afirman defensores

Activistas impulsan TPS para inmigrantes en trabajos esenciales durante coronavirus
Un alto porcentaje de trabajadores esenciales son inmigrantes indocumentados.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

La coalición de Fuerza Migrante pide al Congreso y al Gobierno del presidente Donald Trump aprobar un programa de Estatus de Protección Temporal (TPS, por su siglas en inglés) para inmigrantes que laboran en trabajos esenciales durante la pandemia de coronavirus.

Representantes de la coalición en California, Illinois, Nueva York, Nueva Jersey y otros estados, consideraron que sería la mejor forma de reconocer la labor primordial que estos trabajadores en las áreas agrícolas y suministro de alimentos, entre otros servicios, donde labora gran parte de los 11 millones de indocumentados.

En respuesta a pregunta expresa de este diario, Francisco Moreno, de California, afirmó que hay una acercamiento con congresistas para empujar la propuesta, pero indicó que el presidente Trump podría implementar el programa a través de una orden ejecutiva.

“Hoy le estamos pidiendo a las máximas autoridades de nuestro país un alivio migratorio para los héroes anónimos, que se han arriesgado por todos sin importar raza, color o religión”, expresó desde California. “Le pedimos al presidente Donald trump y al Congreso un TPS para todos los trabajadores esenciales del país. Hoy tenemos que hacerles justicia”.

El activista Juan José Gutiérrez insistió que en 1990 el Congreso aprobó esa forma de protección migratoria que puede ser aplicada por el presidente en turno.

Un TPS protegería de la deportación a los inmigrantes, además de permitirles aplicar por una Autorización de Empleo en la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

Desde Nueva Jersey, Teresa Vivar, de la Comisión de Asuntos Latinos de la coalición, habló de las alianzas con otras organizaciones para ayudar a los inmigrantes, además de enfocar programas para las mujeres.

“Las mujeres no han sido reconocidas como trabajadoras esenciales, que cubrimos áreas importantes en hogares, no hemos recibido los salarios justos ni tampoco las protecciones”, acusó.

La coalición, liderada por el empresario Jaime Lucero, criticó en conferencia de prensa que se califique de “héroes” a los trabajadores esenciales, pero no se les trate de ese modo con ayudas económicas y otros beneficios.

Lucero consideró primordial que los gobiernos del presidente Trump y del mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador logren un acuerdo que ayude a proteger a los inmigrantes.

Al menos el 22% de los trabajadores en el suministro de alimentos en EE.UU. son inmigrantes, según datos de Nueva Economía Americana.

En el procesamiento de alimentos, el 28.7% de la fuerza laboral es de origen extranjero; los trabajadores inmigrantes representan el 49.1% de los procesadores de carne, y el 53.6% de los empacadores y empacadores manuales.

En restaurantes y servicio de alimentos, el 20.5% de la fuerza laboral es de origen extranjero, incluido el 31% de los chefs y cocineros; el 21.1% de los trabajadores de preparación de alimentos y el 18.2% de los trabajadores de entrega.

Sin ayuda

En la Ley CARES, que incluye un cheque de estímulo por $1,200 dólares por persona más $500 dólares por cada niño o dependendiente, no fue aprobada para inmigrantes indocumentados, incluso aquellos que pagan impuestos a través del Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN).

Tampoco familias con estatus migratorio mixto –donde un miembro de la pareja es indocumentado– pueden aplicar por esa ayuda, si es que presentaron reportes de impuestos en conjunto.

La otra restricción es que los hijos de indocumentados no pueden aplicar por la ayuda, a pesar de que son estadounidenses, pero debería ser un padre o tutor quienes soliciten el apoyo, lo cual es inviable considerando el estatus migratorio.

La Ley Héroes, aprobada por los demócratas en la Cámara y detenida en el Senado, permitiría a los inmigrantes indocumentados recibir ayuda de $1,200 dólares más la misma cantidad por cada niño o dependiente.

El 13 de mayo, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) implementó una nueva regla que facilita la extensión de la visa H-2B, que permite trabajar temporalmente en el país en diversas industrias, incluida la de alimentos, pero no otorga permisos a indocumentados que laboran en la industria.

“El Departamento de Seguridad Nacional… ha anunciado una regla final temporal para cambiar ciertos requisitos de H-2B para ayudar a apoyar la cadena de suministro de alimentos”, indicó la decisión.