Qué no nos digan cómo ni por quién votar

Melissa Mark-Viverito fue presidenta del Concejo Municipal.
Melissa Mark-Viverito fue presidenta del Concejo Municipal.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Hace varias semanas el centro Data for Progress publicó una encuesta sobre el estado de las candidaturas por el distrito congressional 15 de Nueva York. El sondeo dio la impresión de que se trataba de una competencia entre dos candidatos: Ritchie Torres y Rubén Díaz Sr. Desde entonces, personas que nunca le prestan atención a nuestra distrito, de repente, se han convertido en especialistas sobre nuestra comunidad. Nos quieren intimidar para que votemos por sus candidatos predilectos.

Rechazamos sus pretensiones. La mejor aportación del sondeo fue demostrarnos que hay más votantes indecisos que leales a algún candidato en particular.

Melissa Mark-Viverito aún puede ganar.

El distrito 15 de Nueva York se encuentra en su totalidad en el Bronx. Es el distrito más demócrata en todo el país. Al igual que uno de los más pobres y con una mayoría compuesta por minorías. Lo que evoca aún más dudas en torno a la encuesta del centro de Data for Progress que fue configurado por progresistas blancos y se utiliza hoy para decirle a la gente de color que vive en el Bronx cómo votar.

Vivimos en una democracia y los residentes del distrito son capaces de tomar sus propias decisiones acerca de quién en realidad representa sus valores e intereses. No hay porqué dejar que personas que no residan aquí dicten cuáles son los candidatos aceptables, personas que no comprenden cuáles son las prioridades de los residentes del distrito.

La encuesta tiene muchos puntos débiles. El centro Data for Progress utilizó un programa de mensajes de texto por internet para realizar la encuesta. Un 42% de las personas que residen en el distrito no cuenta con internet por lo que llevar a cabo un sondeo por internet deja de lado las voces que más importan en la comunidad.

No fue hasta que se publicó esta encuesta que los medios nacionales y personajes del establishment en Washington DC comenzaron a prestar atención a esta contienda política. Al esta única encuesta mostrar a Díaz ganando, todos tienen mucho que decir.

Hay que entender que Rubén Díaz Sr. es un candidato terrible. Favorece a Trump y no representa los valores de los votantes latinos en el distrito. Su victoria sería un desastre.

Sin embargo, ofende que la clase dirigente del partido demócrata se valga de la figura de Díaz para introducir a su candidato respaldado por el sector corporativo, Ritchie Torres. Torres ha recibido dinero de los cabilderos (lobby) de bienes raíces, de Wall Street, y está lejos de ser un candidato progresista en esta contienda.

Torres no es el único candidato que puede vencer a Díaz. El distrito está compuesto en su mayor parte por mujeres (61%) al igual que por una mayoría latina (62%)

Contamos con una extraordinaria mujer latina progresista y con gran experiencia, Melissa Mark-Viverito, que por mucho es la candidata más capaz para vencer a Díaz y luchar por nosotros en Washington en los años por venir.

No obstante, los escritores que habitan en sus torres de marfil en el New York Times y los encuestadores progresistas y blancos de Brooklyn no le otorgan la victoria, así que al parecer, ¿debería renunciar a sus aspiraciones?

No precisamente.

Llegó la hora en la que los residentes del distrito se pongan en pie de lucha. Hay que elegir a la persona que sepamos va a colocar en un primer plano las prioridades de las personas que en realidad habitan en el distrito.

Esa persona es Melissa. Mientras fue concejal, representó áreas del distrito. Rompió barreras de género y profesionales al convertirse en la primera latina en ocupar un puesto a nivel de ciudad. Melissa es una líder y una luchadora.

Torres y Díaz representan el establishment demócrata y Trump, respectivamente. Ambos simbolizan las políticas continuistas que han dejado a nuestro distrito en las sombras por demasiado tiempo.

Hay que dejar de elegir el tipo de candidato que solo responde a la autoridad del momento, en lugar de a la gente, y luego esperar que haya un cambio.

La campaña de Melissa ha sido impulsada por el pueblo así que cuando gane, solo al pueblo le deberá explicaciones. Torres y Díaz no pueden alegar lo mismo.

Al fin y al cabo, tenemos una opción. ¿Votaremos en función de las tácticas del miedo empleadas por los progresistas blancos que ni por accidente visitarían nuestra comunidad, o según los intereses de nuestra comunidad?

Si lo necesario es tener a alguien que luche por los cabilderos corporativos, ese es Ritchie Torres. Alguien que luche por Trump, ese es Rubén Díaz Sr.

Si lo necesario es tener a alguien que luche por los personas trabajadoras de este distrito, hay que votar por Melissa Mark-Viverito.

-Elizabeth Pacheco y Clarissa Alayeto son residentes del Distrito 15 y Julio Medina es un activista por la justicia criminal.