Búfalo ataca a su cazador antes de morir

El hombre se acercó al animal, creyendo que estaba ya sin vida, cuando de repente, este se le abalanzó de forma violenta
Búfalo ataca a su cazador antes de morir
Chris McSherry creyó que el animal ya estaba muerto, pero se levantó y lo atacó con su cornamenta.
Foto: Shutterstock

Un búfalo murió a causa de las flechas que le disparó su cazador, pero vendió caro su final. Sucedió en Australia, donde Chris McSherry creyó haber matado al animal que había cazado, pero en su último y agónico esfuerzo, se incorporó y lo atacó violentamente con su cornamenta.

El hombre acabó con la rodilla agujereada y un corte importante debajo de su nalga, por lo que tuvo que ser hospitalizado de urgencia.

El episodio ocurrió en Port Bradshaw, noreste de la región norte de Australia. McSherry, de 35 años y padre de 5 hijos, acostumbra a publicar en su página de Facebook sus “hazañas” de caza.

Posted by Chris Mcsherry on Sunday, June 14, 2020

Según su propio relato al medio australiano NT News, vio al animal y le disparó dos flechas. Luego, siguió el rastro de la sangre de su presa y le tiró dos veces más.

Cuando se acercó al ejemplar, seguro de que estaba muerto, el cazador se llevó la gran sorpresa que casi le cuesta la vida. La bestia, de unos 800 kilos, se levantó, le clavó uno de sus cuernos y lo arrojó varios metros hacia adelante.

“Fue entonces cuando caí al suelo y el animal volvió a clavarme los cuernos. Me agarró por la pierna derecha y me arrojó unos tres metros”, narró el cazador.

Luego de ejercer su último acto de defensa, el búfalo murió. El cazador fue trasladado de urgencia a un hospital regional para ser sometido a una cirugía.

McSherry dijo: “El búfalo me dejó con algunas heridas importantes. Tengo un agujero del tamaño de una lata de Coca-Cola encima de la rodilla y una herida de ocho pulgadas (20 centímetros) justo debajo de mi trasero”.

Posted by Noticias Digital Costa Rica on Saturday, June 27, 2020

Según la opinión de los médicos que atendieron al cazador, necesitará en el futuro algunos implantes de piel para cubrir las heridas realizadas por el bóvido que, a diferencia de su cazador, no pudo contar la historia.

Su compañera, Elise, compartió una publicación en redes en la que agradeció a las personas por su apoyo y señaló que su pareja se recupera bien. Por su parte, McSherry señaló que, pese a este incidente, no piensa para nada dejar de cazar.

“Él está muerto, yo estoy vivo (esta vez) -escribió en Facebook- y espero volver pronto con mi familia y amigos. Gracias por todos los buenos deseos en otras publicaciones. Aprecio el amor y el apoyo y viviré para cazar otro día”.