El día que nueve soldados murieron en un entrenamiento en Fort Hood, Texas, y aún no está claro lo que pasó

El Ejército de Estados Unidos ha mantenido en secreto por años el informe oficial de la investigación
El día que nueve soldados murieron en un entrenamiento en Fort Hood, Texas, y aún no está claro lo que pasó
Eddy Rae'Laurin Gates fue una de las soldados que falleció en un entrenamiento en Fort Hood en el 2016.
Foto: Fort Hood Public Affairs / Cortesía

El 2 de junio de 2016, nueve soldados de Fort Hood, Texas, murieron en labores de entrenamiento, lo que llevó a investigaciones y a cuestionamientos sobre los procesos de capacitación en esa base militar y en el Ejército de Estados Unidos en general.

Miguel Angel Colón Vázquez, Christine Faith Armstrong, Brandon Austin Banner, Zachery Nathaniel Fuller, Isaac Lee Deleon, Eddy Rae’Laurin Gates, Tysheena Lynette James, Cadet Mitchell Alexander Winey y Yingming Sun murieron arrastrados por una crecida de agua en una zona cercana a la base que había sido cerrada debido a que era propensa a inundaciones.

El grupo, que en total eran 12 incluyendo un cadete de West Point, se encontraban en el entrenamiento de rutina cuando un golpe de agua volteó el vehículo táctico medio ligero de 2 1/2 toneladas.

Según dijo en ese momento el portavoz de Fort Hood, Tyler Broadway, de acuerdo con declaraciones recopiladas por CBS, dos cuerpos fueron recuperados en el vehículo y otros tres fueron hallados río abajo horas después. Los otro cuatro fallecidos también fueron encontrados río abajo al día siguiente.

Tres sobrevivientes fueron sacados del agua, y, tras recibir atención médica en el hospital de la base, dados de alta.

Broadway añadió que la decisión de cuándo y dónde conducir un entrenamiento en condiciones peligrosas recae en la discreción del comandante a cargo, esto en vista de las críticas a los procedimientos en la base.

Informe secreto

En ese entonces, al Army Combat Readiness Center se le encomendó realizar un informe para establecer las causas y ofrecer posibles recomendaciones para evitar que se repitieran tragedias de este tipo.

“En este caso, nosotros vemos que se puede aprender algo para la prevención futura”, dijo Michael Negard, portavoz del centro también citado por la televisora.

En septiembre pasado, medios como Associated Press reportaron que el Ejército, amparándose en la ley de Privacidad en la Información se negó a revelar la totalidad del reporte relacionado con los hechos de hace cuatro años.

Una investigación preliminar interna, inmediatamente después del incidente, arrojó que supuestamente las decisiones tomadas por el sargento Colón Vázquez, uno de los fallecidos, provocó el accidente a unas 64 millas al norte de Austin por la zona de Owl Creek.

Sin embargo, sus parientes y amigos no se sienten satisfechos con la conclusión e insisten en que el militar solo seguía órdenes.

“Realmente, no es justo”, dijo Ngo T. Pham la viuda del soldado.”Mi familia no tiene una conclusión final. No es suficiente que mi esposo haya hecho el último sacrificio, ahora tenemos que lidiar con el secretismo con que el Ejército manejó el asunto”, puntualizó.

Caso Vanessa Guillén

La base militar Fort Hood, conocida como “The Great Place” o “El Gran Lugar”, se encuentra nuevamente en la mirilla pública por la desaparición hace dos meses de la soldado de origen mexicano, Vanessa Guillén.

La joven de 20 años desapareció luego de cumplir con la orden de sus supervisores para un inventario en el salón de armas del fuerte, el 22 de abril, cuando se suponía que estaba fuera de servicio.

El Comando de Investigación Criminal del Ejército lidera la pesquisa. Sin embargo, parientes y decenas de miembros de la comunidad y en redes piden una investigación independiente, dado que Vanessa alegadamente era víctima de acoso sexual por sargentos, según ha insistido la familia Guillén. Este jueves, junto a su abogada, los familiares de la soldado llegarán hasta el Congreso federal en Washington para exigir que los legisladores inicien una investigación legislativa del caso en vista de lo que consideran un complot de las autoridades militares para no revelar la verdad detrás de la desaparición.

Aunque este sábado, el Army divulgó un comunicado de prensa en el que contesta preguntas clave del caso Guillén;  en varias instancias, la institución se cobijó bajo la llamada ley de Privacidad en la Información para no ampliar detalles de las indagaciones realizadas al momento.