Abuelo mexicano murió baleado vendiendo paletas en Texas

Estuvo hospitalizado ocho días, pero no logró sobrevivir al violento robo

Adelaido Bernabé Urias murió el miércoles, ocho días después de haber sido baleado en un intento de robo mientras vendía helados en un vecindario del norte de Austin, Texas.

El inmigrante mexicano de 68 años fue herido el martes 23 de junio, alrededor de las 3:10 p.m., en los apartamentos Serena Park en Northgate Boulevard.

El Departamento de Policía de Austin respondió a un tiroteo y encontró a la víctima en el estacionamiento del complejo. Fue transportado por paramédicos al Centro Médico Dell Seton en la Universidad de Texas en condición grave.

Estuvo hospitalizado hasta morir el miércoles 1 de julio a las 5:10 p.m., informó Fox News.

Nadie ha sido arrestado. El informe policial indicó que tres hombres afroamericanos asaltaron a la víctima y luego huyeron dejándolo gravemente baleado.

Los investigadores dicen que Urias era conocido por los residentes de la zona por vender helados y estaba empujando su carrito por el complejo residencial cuando los tres hombres lo confrontaron. Uno de ellos le disparó después de intentar robarlo.

Era original de Guerrero y emigró a EE.UU. hace 17 años. Desde aquí enviaba dinero a su familia en México.

Una página en GoFundMe en apoyo a la familia ya ha superado más de $42 mil dólares.