De las peleas callejeras al estrellato: Jorge Masvidal, el gladiador hispano que los deportes de combate necesitaban

El salvaje golpeador de sangre cubana y peruana va por la gloria tras aceptar una batalla imposible apenas la semana anterior

De las peleas callejeras al estrellato: Jorge Masvidal, el gladiador hispano que los deportes de combate necesitaban
Jorge Masvidal terminó a Ben Askren en solo 5 segundos en 2019.
Foto: Sean M. Haffey / Getty Images

La historia de Jorge Masvidal parece haber sido la creación de un escritor. Es la historia de un muchacho que se sobrepuso a la pobreza en Miami y que emergió de las peleas callejeras hasta llegar al estrellato. 

Esta historia fue escrita con sangre, sudor y lágrimas de este joven hispano hijo de inmigrantes: de madre peruana casi en el desamparo y padre cubano que estuvo en prisión por 18 años.

Y es la historia que los deportes de combate necesitaban con urgencia.

Este sábado en una exótica isla de los Emiratos Árabes Unidos, Jorge Masvidal desafiará a la lógica para intentar coronarse campeón de peso welter del UFC, al enfrentar al temible monarca Kamaru Usman, un hércules considerado invencible al que apodan “La Pesadilla Nigeriana”.

Usman, de 33 años, ha ganado 15 combates consecutivos y hasta hace una semana se preparaba para defender la corona contra Gilbert Burns, pero cuando éste dio positivo de COVID-19, la empresa le llamó a Masvidal, le mejoró la oferta que previamente le había hecho y el expeleador callejero aceptó.

Es decir que Jorge Masvidal firmó con solo una semana de antelación para meterse en el octágono contra uno de los grandes campeones de las artes marciales mixtas.

Eso, señoras y señores, se llama hambre de triunfo, algo siempre presente en el hombre hoy de 35 años de edad cuyo nombre empezó a escucharse más cuando el público supo de él vía YouTube por esas salvajes peleas callejeras en Miami; un club de pelea a mano limpia que organizaba el posteriormente famoso peleador Kimbo Slice.

“Hay algunos peleadores en mi vida contra quienes no voy a perder bajo ninguna circunstancia. Usman es uno de ellos”, advirtió Masvidal en una entrevista reciente. “Bautizaré su trasero enfrente de toooodo el mundo”.

Camino “tormentoso”

Masvidal, un enamorado del boxeo desde niño, logró transitar de las peleas callejeras al kickboxing en 2003 y de ahí a una empresa grande de artes marciales mixtas como Bellator en 2009. Su arribo al UFC se produjo en 2013.

“Creo que Jorge Masvidal significa el triunfo de la perseverancia en aras de alcanzar el éxito”, dice Troy Santiago, narrador en español del UFC. “Este es un tipo que viene desde abajo, comenzó peleando en los patios traseros en peleas callejeras en Miami hasta llegar a la UFC y tener que mejorar sus armas de combate. Tuvo que aprender artes marciales mixtas. Y eso le llevó por un camino tormentoso”.

Masvidal, quien se hace apodar “Gamebred” en referencia a perros de pelea capaces de sobrevivir a pesar de la adversidad, tiene un récord profesional de 35-13, incluyendo 12-6 desde su ingreso al UFC.

Ha sido la suya una carrera larga, sufrida y hasta hace poco tiempo, de relativas modestas recompensas económicas.

Pero todo cambió hace poco más de un año, cuando al enfrentar a Ben Askren en la función del UFC 239, Masvidal tardó tan solo 5 segundos para ponerlo a dormir luego de un rodillazo en la embestida inicial, seguida por dos salvajes golpes ya innecesarios.

“Yo creo que en ese momento la gente volteó a ver quién era Jorge Masvidal y empezaron a darse cuenta que no solo había sido ese rodillazo. Se dieron cuenta que traía mucha hambre de victoria, que no le tiene miedo a ningún reto”, agrega Santiago, el cronista. 

El triunfo más rápido de la historia del UFC puso a Masvidal en el radar del mundo de los deportes de combate. Luego, en noviembre, venció a Nate Díaz, el guerrero que años atrás dio la gran sorpresa contra Conor McGregor. Ese pleito en Nueva York capturó tanto la atención de los aficionados que incluso dio lugar a un inusual acuerdo de transmisiones.

En la misma noche, Saúl “Canelo” Álvarez se enfrentaba en Las Vegas a Sergey Kovalev. La pelea por el título mundial de peso semicompleto fue retrasada hasta que hubiera finalizado Masvidal-Díaz, con los fans del boxeo mirando en pantallas gigantes de la arena las acciones del evento del UFC.

Relacionado: Jorge Masvidal retó a Canelo Álvarez y dijo que quería partirle la cara

Masvidal, quien nunca ha peleado por una corona del UFC, tendrá al oponente más difícil de su carrera en la jaula. Las casas de apuestas así lo confirman al aparecer como “underdog” contra Usman, quien es favorito hasta por -300 (paga 1 por cada 3 unidades apostadas).

Algunos analistas creen que la clave de la pelea será el plan de combate del campeón, porque si Usman decide pelear de pie contra Masvidal eso podría ser un grave error. 

Usman, un maestro para llevar las peleas al piso -fue campeón nacional colegial de lucha libre-, es un fuerte golpeador, pero estaría expuesto ante un “animal salvaje” como ha demostrado ser Masvidal, no obstante que el peruano-cubano-americano no puede contar en Abu Dhabi con su entrenador Mike Brown, otro contagiado del coronavirus.  

Héroe y villano

Masvidal es uno de esos atletas que causan admiración al mismo tiempo que generan discordia. Su manera cruda de decir las cosas y amenazar a sus rivales coincide con su camino de tenacidad.  

Mientras la animosidad que ha demostrado, sus ocasionales gestos antideportivos e incluso la mascarilla facial de “Trump” que ha mostrado le generan detractores, quienes lo conocen más de cerca reconocen a un hombre muy valioso.

“Él tiene una oportunidad ahora de no solo ser uno de los más grandes de todos los tiempos… sino que al mismo tiempo tiene esta calmada humildad que pienso es única”, dice el actor y luchador Dwayne Johnson, mejor conocido como The Rock, quien le ha ofrecido a Masvidal su apoyo incondicional.

El legendario Roberto Durán, ídolo de la infancia de Masvidal, también ha expresado aprecio por el hombre de Miami. “Manos de Piedra” lo ha acompañado en su camino al octágono.

Lo que es una realidad es que el enigma que aún rodea a Masvidal con todo y su sonrisa socarrona, le ha dado a las artes marciales mixtas y los deportes de combate en general, una nueva estrella, una con el poder para convocar a los aficionados hispanos.

Y si “Gamebred” da la sorpresa en la llamada “Fight Island” de Abu Dhabi ante un hombre al que asegura no soportar, entonces se podría estar hablando de un fenómeno.

“Necesitamos de un campeón que de verdad hable nuestro idioma, que de verdad tenga la sangre caliente”, dijo Masvidal hace algunos años en un revelador reportaje en el que confesó en español las carencias económicas de su infancia. “Tal vez algún día yo voy a inspirar a un (futuro) gran campeón latinoamericano”.

 

“Ante la ausencia de esa clase de figuras acaparadoras, polémicas, como Ronda Rousey y Conor McGregor, creo que Jorge Masvidal tiene la capacidad de generar esas pasiones que muchos peleadores quisieran tener”, opina Troy Santiago, el cronista del UFC. “No solamente tiene carisma, no solamente es bueno, es un guerrero. Si llega a ganar el título, estaría haciendo historia”.

TE PUEDE INTERESAR:

Khabib Nurmagomedov promete continuar el legado de su fallecido padre

Estrella del UFC golpea a un hombre mayor en restaurante de Texas

Peleador del UFC ya no quería seguir, pero su entrenador no le hizo caso