Los records de California, Florida y Texas en el repunte del coronavirus en Estados Unidos

California tiene el mayor número de casos en el país, pero los promedios en Florida y Texas cuentan una peor historia en esos estados

Florida es uno de los estados con mayor aumento de casos.
Florida es uno de los estados con mayor aumento de casos.
Foto: CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH / EFE

Ya son cerca de tres semanas del repunte del coronavirus en Estados Unidos y todavía no se vislumbra un momento de alivio.

El repunte es encabezado por California, Florida y Texas, los tres estados más poblados del país, y en donde viven millones de latinos. Esta semana, California pasó a Nueva York en número de casos con 413,576 positivos. Un 60.3% de los casos son de personas entre 18 y 49 años. Los latinos representan un 55.6% de los contagios, según datos del Departamento de Salud. California suma 7,870 muertes, por ahora lejos del récord de más de 32,000 fallecimientos de Nueva York.

Relacionado: Alertan que anticuerpos contra coronavirus podrían desaparecer tras casos leves

El dato alentador para California es que la tasa de positivos es de 7.6%, por debajo del umbral “ideal” de 8%, lo que lo tiene en mejor posición que Florida, donde la tasa es de 18.87%, y Texas, que registra 14.99%.

Las hospitalizaciones en Florida aumentaron en un 36% desde el 10 de julio. En este momento registra un promedio semanal de 113.57 muertes, que es un 59% mayor al de la semana anterior.

Texas tuvo un promedio de muertes de 118.57 en los últimos siete días, lo que representa un aumento del 39% con respecto al periodo anterior. En casos se promedia 10,572 en la última semana.

Florida suma 379,619 casos de coronavirus, mientras que Texas registra 351,618. Nueva York y Nueva Jersey, los estados más afectados hace dos meses, tienen 408,886 y 177,645, respectivamente.

Relacionado: Estados Unidos ordena nuevos cierres parciales ante el avance del coronavirus

El repunte del coronavirus ha obligado a que los gobernadores desaceleren la reapertura de la economía. En Florida y Texas, estados controlados por republicanos, se ha empezado a promover el porte de mascarillas después de meses de minimizar su efecto.

El presidente Donald Trump cambió su discurso contra el uso de mascarillas y ahora lo considera patriótico.