“Los negros se están matando entre sí”: madre hispana llora a su hijo de 22 años baleado en Brooklyn

El joven laboraba como repartidor para un restaurante en Coney Island y soñaba con tener su propio negocio

“Los negros se están matando entre sí”: madre hispana llora a su hijo de 22 años baleado en Brooklyn
Tiroteos en todos los condados
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

“Acabo de mirar a mi hijo. Me quedé impactada. No lo podía creer. Estaba sobre la mesa” en el hospital, dijo la madre María González, aún procesando la muerte de Armani Hamilton, joven de 22 años baleado el miércoles al otro lado de la calle de su casa en Brooklyn.

Fue uno de tres hombres asesinados por pistoleros ese día en NYC, en medio del auge de la violencia armada que ha llamado la atención incluso de la Casa Blanca.

Hamilton recibió dos disparos en el torso en Pacific Street, justo antes de las 6 p.m. en Crown Heights, frente a Kingsborough Houses, donde vivía.

Lo llevaron al Kings County Hospital Center, donde fue declarado muerto.

“Escuché pero no sonaba como [disparos]”, dijo su padrastro, William Ayers, de 55 años. “La gente corrió escaleras arriba. Gritaban porque este muchacho es bien conocido, muy querido. Él no está en ninguna pandilla. Él respeta a todos por aquí”.

Hamilton regresaba de la tienda donde había recogido comida y jugos para su madre cuando le dispararon, según Ayers, quien llevaba una camiseta de ’Black Lives Matter’ (BLM). “Alguien me dijo que lo estaban esperando allí… No sé”.

El joven laboraba como repartidor para un restaurante en Coney Island y “soñaba con tener su propio negocio”, según su padrastro. “Sólo hablaba de eso… Quería tener un salón, un restaurante”.

Su madre comenzó a llorar cuando se le preguntó cómo estaba en medio de la tragedia. “No bien, no bien”, dijo por teléfono la señora González.

“Le dije que lo amaba”, agregó sobre su reacción al verlo muerto en el hospital.

Ayers denunció que la reciente serie de tiroteos en toda la ciudad debe detenerse. “Es ridículo porque los hermanos jóvenes…. Las vidas negras se están matando entre sí. Es ridículo”

“Si las vidas negras importan, no estaría mirando las velas de mi hijastro porque se supone que él debería estar aquí”, agregó.

Un total de cuatro tiroteos, tres mortales, fueron reportados en toda la ciudad el miércoles, dijo la policía.

Las otros dos baleados mortalmente ese día fueron Kaseem Scott (25) y Barry Moultrie (35), en incidentes separados en Staten Island, reportó New York Post.