Sin excusas para no llevar mascarillas: las regalarán en buses públicos de Nueva York

Programa piloto comenzó en seis rutas de El Bronx, Staten Island y Queens

Sin excusas para no llevar mascarillas: las regalarán en buses públicos de Nueva York
Bus MTA durante la pandemia
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Para frenar las excusas en la falta de uso de cubiertas faciales, los buses públicos de Nueva York dispondrán de dispensadores de mascarillas gratuitas.

Un programa piloto comenzará a colocar los cobertores dentro de los autobuses de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) a partir del martes.

En principio se colocarán en 100 buses activos en seis rutas de El Bronx, Staten Island y Queens: Bx12, Bx4, X63, X64, X68 y S53.

Los dispensadores estarán cerca de las puertas traseras de los autobuses locales y en las delanteras en los expresos, y serán de acceso directo a los pasajeros.

Para fines de agosto, MTA espera tener en el programa a 400 autobuses y 20 rutas. Es parte de una nueva iniciativa de MTA llamada “Operación Respeto” (“Operation Respect”).

“Es otra forma importante de encontrar soluciones para garantizar que los usuarios puedan obtener convenientemente una máscara si han perdido u olvidado la suya cuando abordan nuestras unidades”, dijo Craig Cipriano, jefe de autobuses de la MTA, citando la seguridad de los pasajeros y los conductores.

En todos los sistemas de transporte público de Nueva York es obligatoria una cubierta facial.

El estado ha proporcionado a MTA un millón adicional de mascarillas para su distribución. Cada dispensador contiene alrededor de 50 y el surtido se repondrá diariamente, destacó Pix11.

Desde marzo, los buses locales de MTA ofrecen servicio gratis, pues el acceso es por la puerta trasera para proteger a las conductores. Esperan volver a cobrar una vez se hayan instalado cabinas para aislarlos.

También, además de los horarios de llegada, la aplicación de celulares myMTA y su portal de Internet ahora proporcionan un recuento en tiempo real de cuántas personas vienen en los autobuses, de manera que el usuario decida si subir o esperar otro en función de los riesgos del COVID-19.