Por qué comer poco es la llave de la longevidad

La restricción calórica alarga la vida, este estilo de vida también se relaciona como una de las mejores medidas de prevención de enfermedades degenerativas
Por qué comer poco es la llave de la longevidad
Comer menos se relaciona con beneficios para combatir el sobrepeso, la diabetes, las afecciones cardiovasculares y alarga la esperanza de vida.
Foto: Shutterstock

En los últimos años una de las noticias científicas que más a causado impacto avala los beneficios de la restricción calórica para alargar la vida. Lo cierto es que todos queremos vivir más y la ciencia lo confirma: comer menos se asocia con un efecto positivo sobre la longevidad, la plasticidad cerebral y la respuesta inflamatoria del organismo. 

Hoy más que nunca sabemos lo fundamental que es seguir una alimentación equilibrada, que se destaque por un alto consumo de alimentos integrales como las frutas, verduras, cereales de grano entero, frutos secos y semillas. Si a esto le sumamos comer menos es posible retrasar el envejecimiento y vivir con mucha más salud, energía y vitalidad. 

Los científicos señalan que dicha restricción calórica deberá basarse en eliminar un 30% de las calorías diarias. Comer menos no sólo es considerada una de las mejores medidas en la prevención de enfermedades crónicas y degenerativas, reduce la generación de radicales libres y mejora la salud de la mitocondria celular, que tiene un papel clave en el desarrollo de enfermedades inflamatorias. 

Lo que sucede cuando comemos menos es que le damos una ayuda extra al organismo para aumentar las defensas antioxidantes y esto ayuda a neutralizar a los radicales libres, que son los responsables del envejecimiento y el daño en los tejidos.

Reducir la ingesta de calorías sin caer en la malnutrición es un reto que rompe ciertos paradigmas. Esto se debe en gran parte a que una de las principales herramientas que los especialistas en nutrición y medicina recomiendan para comer menos, es optar por integrar como parte de la dieta diaria el hábito del ayuno intermitente. 

El ayuno se relaciona con grandes bondades para la salud y el bienestar general, no en vano es una de las tendencias más populares hoy en día. Esta práctica se asocia con grandes ventajas para promover la autofagia de las células y los tejidos dañados (de lo cual hablaremos más adelante), este proceso se relaciona con un aumento en la capacidad depurativa del organismo y la eliminación de mediadores de la inflamación. 

A la vez el ayuno se relaciona con grandes cualidades para disminuir la presencia de las hormonas asociadas a estrés, mejora la digestión y salud intestinal, equilibra el estado de ánimo. 

Según un estudio realizado por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, en colaboración con expertos del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo y de la Universidad de Córdoba. Está comprobado que la restricción calórica es la intervención no genética mejor caracterizada que se puede hacer en un individuo para contribuir en mejorar su salud y esperanza de vida. 

Las bondades de la autofagia:

Actualmente tenemos a la mano todo tipo de tendencias de salud y bienestar, una de las corrientes más de moda hoy en día es la autofagia. Se trata de un proceso regenerativo del cuerpo científicamente reconocido con grandes bondades para estimular la pérdida de peso, aumentar la longevidad, prevenir enfermedades y como un gran aliado de belleza.

Este mecanismo de regeneración natural ocurre en el cuerpo a nivel celular y es una de las herramientas más poderosas hoy en día para alargar la esperanza de vida. Conducir a este proceso ayuda a activar uno de los sistemas de limpieza natural del cuerpo, ayuda a limpiar lo que ya no es útil e interviene en la generación de nuevos componentes celulares. 

  • Reduce los daños causados por el estrés metabólico. Esto aporta grandes beneficios para retrasar el envejecimiento y aumentar la longevidad.
  • Es un gran aliado para tratar la diabetes. Esto se debe a que favorece la producción de insulina y protege al páncreas.
  • Estimula y fortalece al sistema inmunológico. Es muy útil en la prevención de enfermedades e infecciones.
  • Previene y combate enfermedades. Entre las que se destacan las del tipo neurodegenerativas, cardíacas, del hígado y gastrointestinales.
  • Acelera el metabolismo. Ayuda a bajar de peso y a mantenerlo.
  • Mejora el rendimiento físico y mental. 
  • Favorece a un mejor estado de ánimo.