Renuncia la comisionada de Salud de la ciudad de Nueva York, la Dra. Oxiris Barbot

Era la hispana con el cargo de más rango dentro de la Administración Municipal y dimitió en una carta enviada al alcalde Bill de Blasio

La comisionada Barbot renunció en una carta dirigida al alcalde Bill de Blasio.
La comisionada Barbot renunció en una carta dirigida al alcalde Bill de Blasio.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

En medio de la lucha contra la pandemia del coronavirus, la comisionada de Salud de la Ciudad Dra. Oxiris Barbot presentó este martes su renuncia al alcalde Bill de Blasio en un mensaje en el cual dejó ver su descontento y decepción por la manera en cómo el mandatario había manejado los esfuerzos para mantener el virus bajo control, y sobre todo por su polémica decisión de cambiar la operación del programa de ‘Test + Trace’ (rastreadores de casos) y quitársela al Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH) y dársela a la corporación de hospitales públicos ‘New York City Health + Hospitals’.

“Hoy dejo mi posición con profunda decepción porque durante la crisis de salud pública más crítica de nuestra vida, la experiencia incomparable en el control de enfermedades del Departamento de Salud no se usó en la medida en que podría haber sido”, dijo en su correo electrónico de renuncia enviado a De Blasio, según publicó The New York Times, diario que aseguró haber obtenido una copia del mensaje de la comisionada.

La polémica surgió porque tradicionalmente siempre ha sido el DOHMH la agencia encargada de hacer ese trabajo de rastreo y seguimiento de personas contagiadas con cualquier enfermedad, tal como ocurrió con el Ébola, el sida y la tuberculosis.

Barbot, quien comenzó a trabajar como comisionada ‘encargada’ en agosto del 2018 tras la renuncia de Mary Bassett y luego fue ratificada en el cargo por el Alcalde en diciembre del mismo año, se despidió de sus colegas en el DOHMH en una carta, en la cual les agradeció su trabajo durante la crisis del coronavirus indicando que “su experiencia y liderazgo han sido el faro que guió a esta ciudad a través de esta pandemia histórica”. Además, agregó que tiene confianza en que el gran compromiso de esos trabajadores del Departamento de Salud “continuará protegiendo la salud de los neoyorquinos en esta emergencia de salud pública sin precedente”.

La salida de Barbot de origen puertorriqueño, y quien se convirtió en la primera hispana en ocupar ese cargo en una de las agencias más grandes e importantes del Gobierno municipal con más de 6,000 empleados, se produce luego que hace cuatro meses, durante el pico de la pandemia del COVID-19, ella se enfrentó a otra crisis, una política y que se desató luego que se dieran a conocer comentarios ofensivos que habría hecho refiriéndose a los oficiales de policía, y que provocaron pedidos para que renunciara o fuera despedida por De Blasio.

Supuestamente durante una acalorada conversación telefónica entre Barbot y el jefe de Departamento del NYPD Terence Monahan, en la cual el oficial solicitaba un suministro de 500,000 máscaras para la Uniformada, la doctora de la Ciudad le dijo: “No me importan una mier— tus policías”.

La comisionada se vio obligada a emitir una disculpa pública después de que De Blasio calificara sus comentarios de “inapropiados” y algunos sindicatos de Policía pidieron que fuera despedida, sugiriendo que ella era responsable de docenas de muertes de oficiales de policía de coronavirus. Tras esa polémica, Barbot dejó de aparecer en las ruedas de prensa diarias del Alcalde, lo que cada vez daba más la idea de que habían aumentado más las tensiones entre ambos funcionarios, algo que empeoró y se hizo más evidente con la decisión de cambiar el programa de ‘Test + Trace’.

“Tendrás desacuerdos en el camino”, dijo De Blasio este martes al defender esa decisión sobre los rastreadores. “Ciertamente en los últimos días había quedado claro que era hora de un cambio, y realmente sobre cómo avanzamos”.

Y no había sido solo Barbot la que había dejado claro su desacuerdo por la decisión del Alcalde, sino que varios expertos del sector salud habían coincidido en  que fue errada tomarla en medio de la respuesta que la Ciudad estaba dando contra la pandemia. En su defensa, De Blasio insistió este martes que se “tuvo que construir la más grande operación en todo el país, con miles y miles de personas en apenas semanas, y eso tenía que ser un esfuerzo en equipo, y la corporación de hospitales que maneja una operación inmensa, tenía más sentido que se hiciera cargo del trabajo a gran escala y sin precedente del Test + Trace”.

Entre tanto, la presidenta del Comité de Hospitales del Concejo Municipal, Carlina Rivera, indicó que la renuncia de Barbot “confirma a los expertos y defensores del sistema de salud lo que muchos de nosotros hemos temido: que en la Alcaldía se toman decisiones políticas primero, en vez de analizar que en este momento de crisis de salud, la seguridad de los neoyorquinos debería ser nuestra principal prioridad. Si la Dra. Barbot cometió errores, el alcalde De Blasio debería describirlos claramente. Pero sin esa información, parece que estas decisiones se están tomando para consolidar aún más el liderazgo de respuesta al COVID-19 en los hospitales NYC Health + Hospitals”.

La concejal agregó: “Tengo varias dudas sobre la renuncia de la Dra. Oxiris Barbot hoy, como presidenta del Comité de Hospitales del Concejo, como latina y como mujer en un Gobierno de la Ciudad sin el nivel de liderazgo femenino que merecemos”.

Sin perder tiempo

Y a tan solo minutos del anuncio de la salida de Barbot, De Blasio convocó a una sorpresiva rueda de prensa en la cual anunció el nombramiento del Dr. Dave Chokshi como el nuevo comisionado de Salud. El doctor que trabaja en el Bellevue Hospital, venía desde hace seis años ocupando un alto cargo en la corporación de hospitales públicos ‘NYC Health + Hospitals’.

En la misma rueda de prensa, en la cual De Blasio no agradeció el trabajo de Barbot ni la mencionó, Chokshi dijo: “Me siento muy honrado de estar aquí hoy. “Honrado de comenzar con el trabajo de salvaguardar la salud de los neoyorquinos”.

Entre tanto, el Alcalde dijo que el Dr. Chokshi “ha pasado su carrera luchando por aquellos que con demasiada frecuencia son dejados atrás. Y esto nunca ha sido más cierto que durante la pandemia de COVID-19, durante la cual ha ayudado a liderar el sistema de salud pública de la Ciudad cuando se enfrentan desafíos sin precedentes. Sé que está listo para liderar los cambios hacia adelante en nuestra lucha por una ciudad más justa y saludable para todos “.

El nuevo comisionado vive en Jackson Heights, en Queens, a pocas cuadras de Elmhurst Hospital y su esposa es una maestra en una escuela pública de la ciudad, con quien tiene un hija de 14 meses. A su vez, Chokshi es hijo de inmigrantes de la India y además es profesor asociado de la Escuela de Medicina en NYU.