Perros o gato, ¿qué mascota prefieren tener los latinoamericanos?

Este 8 de agosto se celebra el Día Internacional del Gato y un estudio ha revelado datos interesantes sobre los gustos y preferencias a la hora de elegir una mascota
Perros o gato, ¿qué mascota prefieren tener los latinoamericanos?
En EE.UU., los mininos son los consentidos.
Foto: Shutterstock

Este 8 de agosto, en distintas partes del mundo, se celebra el Día Internacional del Gato, uno de los animales más queridos por la mayoría de las personas, sin importar en qué latitud se encuentren.

De acuerdo a los datos manejados en el comparador Acierto.com, los gatos son la mascota preferida en China, en Estados Unidos (57%), en Rusia (41%) y en varios países del continente europeo, en particular para los rumanos y letones.

Sin embargo, los latinoamericanos pareciera que piensan diferente, ya que ellos prefieren tener un perro en casa que un gato, siendo las razas más demandadas la del Yorkshire Terrier y el Pastor Alemán.

De toda América, Argentina y México son los dos países, de todo el mundo, con mayor densidad de mascotas. Cerca del 80% de los hogares tienen, al menos, un perro o un gato. En hogares reinados por mujeres de entre 18 y 29 años es donde frecuentemente habitan estos animales.

Se calcula que en América Latina, el mercado de las mascotas ha crecido hasta los $10 millones 893 mil dólares.

Del lado opuesto tenermos a Corea del Sur y a Japón, en donde es extraño que las personas o familias deseen tener un animal de compañía.

Otro dato curioso respecto a perros y gatos es que pareciera que la elección tuviera que ver con el clima, ya que en zonas cálidas pareciera que prefieren a los canes, mientras que las ubicaciones más frías se decantarían por los felinos.

Los beneficios de tener un gato

Acariciarlos reduce los niveles de estrés, ya que se libera la hormona de cortisol y esta actividad se asocia a la producción de ondas tetha cerebrales, la cual producimos cuando estamos en estado de relajación profunda.

También está comprobado que tienen efectos positivos en las personas con autismo, especialmente en los niños. Esto tiene que ver con la oxitocina, que mejora el establecimiento de relaciones sociales y la empatía.

Asimismo, ver imágenes de gatos es capaz de generar emociones positivas en términos generales. De hecho, los mininos ayudan a combatir no solo la soledad, sino también la depresión. Y constituyen una distracción positiva.

Otros de sus beneficios son que reducen las posibilidades de desarrollar asmas y alergias, y que refuerzan el sistema inmunitario. La presión sanguínea y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares también se atenúa, inclusive el de infarto de miocardio.

Relación mascota – economía

Por otra parte, su mantenimiento y seguros resultan ligeramente más económicos. Aquí hablamos de la desparasitación, vacunas y también del mantenimiento del propio animal. Y sobre todo de lo que tiene que ver con el gasto inicial.

En cuanto a sus seguros y tal y como indica Amanda Cuns, experta de Acierto.com “un seguro de gato puede ser más barato que uno pensado para un perro de raza potencialmente peligrosa. Principalmente porque un gato necesita tener cubiertos accidentes y enfermedades, pero no tanto la responsabilidad civil”.

Además, en el caso de los perros de raza potencialmente peligrosa, al ser obligatorio el seguro (depende del país), las compañías pueden permitirse elevar la prima, cosa que no sucede con los felinos. En añadidura, el daño que puede causar un perro de raza potencialmente peligrosa (o no peligrosa) suele ser mayor.