Vendedores ambulantes son empleados para preparar comida a sus vecinos más pobres de El Bronx y Brooklyn

66% de comerciantes informales consultados están sin trabajo. Además, el 60% no ha podido pagar la renta

Vendedores ambulantes son empleados para preparar comida a sus vecinos más pobres de El Bronx y Brooklyn
Preparan y distribuyen 1,100 comidas por semana para las comunidades más vulnerables.
Foto: Street Vendor Project / Cortesía

Vendedores ambulantes de El Bronx y Brooklyn, uno de los segmentos de la población de la Gran Manzana más castigados por las consecuencias económicas de la pandemia,  fueron empleados en un plan de preparación y distribución de 1,100 comidas semanales hasta finales de septiembre. Se trata de una iniciativa del Proyecto de Vendedores Ambulantes, la Fundación Stavros Niarchos (SNF) y los concejales Carlos Menchaca y Vanesa Gibson.

“Para las familias de clase trabajadora, que han sido las más afectadas por el COVID-19, este programa es el mejor ejemplo de lo que los neoyorquinos hacen mejor: dar un paso al frente para ayudar a un vecino necesitado. La pandemia ha revelado muchas cosas, pero nada es más evidente que cuán esenciales son estos emprendedores para la Gran Manzana”, dijo el concejal de Brooklyn, Carlos Menchaca.

El informe “150 días después, desempleados y excluídos” realizado a finales de julio por las organizaciones Make the Road NY (MRNY) y Hester Street, concluyó que de 264 inmigrantes de bajos ingresos y personas de color encuestadas, el 66% estaba sin trabajo, cerca del 60% no había podido pagar el alquiler de los tres meses anteriores, y al 85% le preocupaba pagar el alquiler de agosto.

Además, el 98% de los encuestados reportó que era indocumentado y el 60% de los ciudadanos estadounidenses consultados informaron que no reciben asistencia estatal o federal.

Este programa es la expansión de un sitio de programa inicial exitoso en East Elmhurst, Queens liderado por la senadora estatal Jessica Ramos, realizado en asociación con la Federación Hispana, en donde se distribuyeron cerca de 7,000 comidas y miles de libras de productos.

Las preparaciones de los vendedores ambulantes locales ofrecerán opciones de alto valor nutricional, incluidos platillos hispanos y de países asiáticos.

Que este programa se adelante en El Bronx tiene una significación particular: La tasa de desempleo en ese condado neoyorquino, para el mes de junio, fue de casi el 25 por ciento. Y allí, uno de cada cuatro residentes está sin trabajo por la crisis de salud pública.

“ La Iniciativa de SNF, es una manera de contribuir con los propietarios de pequeñas empresas. Al mismo tiempo se combate la inseguridad alimentaria de nuestras poblaciones más vulnerables”, indicó la concejal Vanessa Gibson.