Cuomo impulsa cambio en leyes de Nueva York para que compañías respondan ante apagones

Propone aumentar las penalidades y hasta revocar las franquicias para que puedan operar en el estado

 Cuomo criticó que las compañías no estén preparadas para las caídas de árboles que provocan los apagones.
Cuomo criticó que las compañías no estén preparadas para las caídas de árboles que provocan los apagones.
Foto: AFP / Getty Images

Luego de la “completamente inaceptable” respuesta de las compañías de servicio de energía eléctrica a los masivos apagones provocados hace dos semanas por la tormenta Isaías, tal como lo catalogó el gobernador Andrew Cuomo, ahora el mandatario anunció este lunes que impulsará un cambio en las leyes para obligar a estas empresas a asumir una mayor responsabilidad o incluso hasta perder las franquicias estatales para funcionar en Nueva York.

Cuomo insistió en la necesidad de cambiar las leyes para evitar que se vuelvan a repetir casos como los registrados en los condados de Nassau y Suffolk, en Long Island, en donde luego del paso de la tormenta el 5 de agosto, más de 300,000 hogares se quedaron sin energía por varios días.

Como primera medida, el Gobernador propuso un cambio en las legislaciones que obligaría a que las compañías asuman una mayor responsabilidad por los cortes de servicios, incluyendo el aumentar sustancialmente el tope actual de las penalidades por no responder adecuadamente ante los recortes de energía, que ahora es de $100,000 o hasta 1% de las ganancias totales de la compañía. “Sí ese es el límite de la penalidad legal, comparado con el dinero que están haciendo, entonces ese es el mínimo, y en realidad no es una penalidad”.

Además, propuso en segundo lugar un cambio para hacer más rápido los procesos para revocar las franquicias para operar que otorga el Estado. El líder neoyorquino insistió que estas empresas deben tener claro que pueden perder de forma más expedita sus certificados para operar, sin que el proceso de revocación tome años o termine en las cortes.

Y por último, propuso que se imponga un “sistema obligatorio de comunicación”, que opere principalmente durante las tormentas y así los clientes tengan información sobre lo que está pasando y respuestas claras sobre cuándo volverán a contar con la energía.

“No nos hacen un favor”

El Gobernador acusó a las compañías de electricidad de ser extremadamente lentas en sus respuestas, y aseguró que eso era inaceptable cuando se les estaba pagando por un servicio. “No nos están haciendo un favor. Es un servicio por el cual pagamos, y no les pagamos para que solo funcionen cuando hace un buen clima, sino para que también estén listos para cuando venga una tormenta, y se caigan los árboles, y son en esos días cuando deben dar más información, cuando haya un apagón y no restablezcan el servicio rápido”.

El mandatario recalcó: “Es inaceptable que estas compañías de servicios sigan teniendo estos grandes problemas durante las tormentas. Sabemos que las tormentas van a pasar, que habrán apagones y que los consumidores van a querer repuestas rápidas sobre cuándo les volverá la luz, para poder seguir con sus vidas”.