Empleado muere en el supermercado y lo cubren con paraguas para no tener que cerrar

La cadena de supermercados ha cambiado su protocolo ante situaciones de emergencia inusuales

Un supermercado brasileño se ha convertido en noticia después de causar indignación por el trato dispensado a un empleado que murió durante su turno. El cadáver del hombre simplemente fuera cubierto con varios paraguas para taparlo del resto de clientes y que el negocio pudiera permanecer abierto.

El trabajador, identificado por su esposa como Manoel Moisés Cavalcante, falleció tras sufrir un infarto en el supermercado Carrefour de Recife el 14 de agosto.

Cavalcante recibió primeros auxilios, pero lamentablemente no pudo ser reanimado. Sin embargo, en lugar de cerrar la tienda para que su cuerpo pudiera ser trasladado apropiadamente, sus compañeros de personal colocaron tres paraguas grandes y varias cajas a su alrededor para asegurarse de que los clientes no pudieran ver su cuerpo.

Los clientes continuaron con normalidad, probablemente asumiendo que las cajas y los paraguas ocultaban un derrame o algún defecto en el piso.

Las imágenes del impactante incidente se compartieron ampliamente en las redes sociales esta semana, donde la gente condenó a Carrefour por su manejo de la situación.

“Muere un empleado en un Carrefour en Brasil. La tienda simplemente cubrió el cuerpo con sombrillas y cajas para que pudieran permanecer abiertos mientras esperaban a que la morgue se lo llevara.

Eso es capitalismo”.

Tras la reacción, Carrefour se disculpó por la forma en que se manejó la situación y explicó que las instrucciones de los servicios de emergencia eran no mover el cuerpo.

En un comunicado, la empresa explicó esto:

“Carrefour se disculpa por la forma inapropiada en que manejó el triste e inesperado fallecimiento del señor Moisés Santos, víctima de un infarto, en la tienda de Recife. La empresa cometió un error al no cerrar la tienda inmediatamente después de lo sucedido, y tampoco encontró la forma correcta de proteger el cuerpo del Sr. Moses.

Insistimos en que tan pronto como el supervisor de ventas comenzó a sentirse mal, hicimos los primeros auxilios y activamos la emergencia, siguiendo todos los protocolos para realizar el relevo rápidamente. Después de su muerte, seguimos la instrucción de no sacar el cuerpo del lugar”.

Carrefour también reitera que cambió las pautas para los empleados para situaciones raras, como incluir el cierre obligatorio de la tienda, con el objetivo de brindar más sensibilidad y respeto.

Carrefour es la subsidiaria de un grupo de supermercados francés y es una de las cadenas minoristas más grandes de Brasil. A raíz del incidente del 14 de agosto, la empresa cambió su protocolo para exigir que la tienda se cierre de inmediato en “situaciones raras como esta”.