Usuarios califican “trágico” el que recorten fondos para desinfectar el Subway de NYC en plena pandemia

La Agencia Federal de Manejo de Emergencias anunció que no enviará más dinero a la MTA para la limpieza profunda diaria del sistema de transporte y las escuelas

Usuarios califican “trágico” el que recorten fondos para desinfectar el Subway de NYC en plena pandemia
La dominicana Patricia Marrero exige que no se de ni un paso atrás a la desinfección del Subway.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

El anuncio de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) de que eliminará los fondos del COVID-19 para desinfectar el Subway, las escuelas y otras instalaciones públicas en la Gran Manzana, puso otra ‘dinamita’ que generó una nueva ‘explosión’ de acusaciones entre las autoridades de Nueva York y la Administración Trump.

“Hoy hablé con el administrador de FEMA, Pete Gaynor, y dejé en claro que estos cambios son inaceptables. Esto no es solo un ajuste burocrático, esto socavará fundamentalmente la recuperación de la ciudad de Nueva York y nuestra lucha contra COVID-19″, dijo este viernes el alcalde Bill de Blasio.

El mandatario municipal indicó que este “ajuste” significa quitar apoyo a los trabajadores de primera línea, socorristas, maestros y a todos los neoyorquinos.

Nueva York ha recibido $1.3 mil millones de dólares de FEMA desde que la pandemia comenzó en marzo, recursos con los cuales se han financiado las jornadas nocturnas de desinfección de vagones y estaciones del Subway, entre 1:00 a.m. y 5:00 a.m. Una medida que para los usuarios del sistema de transporte más popular de la Gran Manzana ha marcado una notable diferencia.

Las jornadas diarias de desinfección se iniciaron desde el pasado mes de marzo. (Foto: Cortesía Twitter MTA)

“Sería trágico que detengan la limpieza”

La usuaria Patria Marrero ha viajado por el tren neoyorquino desde hace 20 años cuando emigró desde República Dominicana a Nueva York. No duda en advertir que nunca en estas décadas había visto las instalaciones tan limpias.

“Con frecuencia tomo el tren B y el 4. Se siente la diferencia. Sería una tragedia que en medio de esta crisis de salud, por alguna razón, detengan estos operativos de limpieza”, consideró la residente de El Bronx.

Marrero, quien este viernes caminaba hacia la estación Times Square en Manhattan, narró que nunca sintió miedo de contagiarse con el COVID-19 por usar el transporte público,  porque es una “responsabilidad personal” que cada quien tome sus medidas.

“Pero los trenes lo tienen que seguir limpiando como ahora”, insistió.

De manera creciente, los usuarios acostumbrados a pisos mugrosos, olores nauseabundos y asientos con poco mantenimiento, y la constante presencia de desamparados, han destacado que el sistema conformado por más de 475 estaciones, muestra en medio de la lucha contra el COVID-19, una nueva cara.

La dominicana Ana Ramos destaca que aunque con fallas las estaciones están mucho más limpias. (Foto: F Martínez)

Aunque la experiencia de la quisqueyana Ana Ramos fue distinta esta semana, reconoce que en general ha existido un “paso gigante” en cuanto al saneamiento de la infraestructura del servicio.

“Esta mañana cuando fui a tomar el elevador de la estación Union Square tuve que salir porque se habían orinado allí adentro. Es lógico que la Ciudad no puede tener control de todo, pero realmente ha estado mucho mejor. Nosotros tenemos que aprender a convivir con este virus, que va para largo”, expresó la inmigrante.

El uruguayo Lorenzo Tanelli, de 60 años, calificó como “criminal” que traten de quitar más fondos para desinfectar espacios públicos, pero consideró que si no se toman “medidas serias” para que el Subway no siga siendo un refugio para los desamparados, de nada servirán las medidas de limpieza profunda.

“No se trata de asumir de manera inhumana que son los ‘homeless‘ quienes ensucian los vagones. Pero la Ciudad no puede permitir que un servicio público vital y ahora convertido en un espacio de alto riesgo por la pandemia, siga siendo un refugio”, opinó el suramericano.

Lorenzo relató que a principios de este año fue testigo de cómo un ‘sin hogar’ había hecho sus necesidades en un vagón del tren A en el Alto Manhattan, lo cual paralizó por minutos el servicio.

“Ahora con una ciudad enfrentando una pandemia, en donde es mandatario el distanciamiento social no se puede permitir que una persona use cuatro o cinco puestos porque necesita dormir. Así, de nada servirá que desinfecten el sistema cada hora”, acotó.

A medida que avanzan las fases de reapertura, aumenta el tránsito en el Subway. (Foto: Fernando Martínez)

Alarma en la MTA

Pat Foye, presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), dijo a través de un comunicado este viernes que la decisión, “junto con la negativa en proporcionar $12 mil millones de dólares en fondos que se necesitan desesperadamente para que el sistema de transporte siga funcionando, deja claro que el Gobierno federal decidió evitar que los neoyorquinos estén a salvo durante la peor pandemia en un siglo”.

Asi mismo, el gobernador Andrew Cuomo aseveró que en medio de la batalla campal que mantiene con el presidente Donald Trump por el recorte de otros fondos para el estado, esta decisión de FEMA “le está diciendo a los trabajadores esenciales que no valoran su seguridad o sus sacrificios durante los últimos seis meses”.

FEMA justifica el recorte

En la otra acera de este nuevo conflicto entre Washington y Nueva York, un representante de FEMA precisó a medios locales que este tipo de fondos estaban destinados “para que las comunidades puedan responder rápidamente a eventos de emergencia” y que la nueva política tenía como objetivo “aclarar” los gastos elegibles.

Subrayó la agencia que el funcionamiento normal de los sistemas de transporte, escuelas y otras instalaciones públicas no son medidas de protección de emergencia, por lo que ratificó que no proporcionaría fondos para estas actividades “en estas circunstancias”.

El dato: