Cientos mueren cada año en Estados Unidos por cuidar el césped de sus casas

Una actividad más mortífera que encontrarse con un tiburón, un oso o una serpiente venenosa
Cientos mueren cada año en Estados Unidos por cuidar el césped de sus casas
Patio de una casa.
Foto: Evan-Dvorkin / Unsplash

Cuidar el césped y el jardín puede llegar a ser una actividad de alto riesgo, como demuestra que 5,964 personas en Estados Unidos murieran en la última década (596.4 al año) por esta actividad aparentemente mucho más mortífera que encontrarse con un tiburón, un oso o una serpiente venenosa.

Durante los últimos 10 años, las salas de emergencia informaron de casi 3.2 millones de lesiones mientras se cuidaba el césped y el jardín, o más de 26,000 lesiones por mes, según un estudio publicado este miércoles por LawnStarter, aplicación que pone en contacto a propietarios de viviendas con jardineros.

De los casi 3.2 millones de lesiones en la última década, 265,704 (8.3%) requirieron hospitalización y 5,964 (0.19 %) resultaron mortales, señala el análisis. Del total de muertes, 90 al año correspondieron específicamente a la actividad de cortar el césped.

Relacionado: Enjambre de abejas mata a tres perros en Arizona

Tras analizar datos oficiales, la compañía quiere avisar a los más desprevenidos de que es mejor dejar esta cotidiana tarea en manos de profesionales.

De los 3.2 millones de lesiones de este tipo registradas entre 2010 y 2019, 27% corresponden a cortadoras de pasto, pero son más peligrosas y requirieron de hospitalización en mayor número que las relacionadas con todos los demás tipos de equipos de césped y jardín, según el estudio.

Según el informe, esta actividad que miles de residentes en EE.UU. realizan, como si nada, de manera periódica los fines de semana les sitúa ante un posible peligro mortal, incluso más que toparse con un animal salvaje en el bosque o el mar.

El número promedio de muertes causadas por tiburones, caimanes y osos en Estados Unidos es de una al año por cada una de estas especies, mientras que la mordeduras de serpiente mata a seis de media al año, indica.

Relacionado: ¡Horrible tragedia! Niño muere arrollado por podadora en jardín de Nueva York

Las mordeduras de perros matan a 20 personas al año, el impacto de rayos a 27, y la picadura de abejas, avispas y avispones acaba con la vida de 90 personas.

Tras analizar datos de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor, la empresa asegura que casi tres cuartas partes de las lesiones de césped y jardín de 2010 a 2019 fueron causadas por equipos de césped y jardín, excluidas las cortadoras de césped.

De las 855,850 lesiones relacionadas con las cortadoras de césped, 95,193 (11.1 %) requirieron hospitalización, en comparación con 169,125 (7.3 %) para aquellos que utilizaban otro tipo de equipamiento de jardinería como mangueras, recortadoras de césped, sopladoras de hojas, tijeras de podar, carretillas y motosierras.

Un estudio publicado en 2018 por investigadores del centro Johns Hopkins Medicine encontró que las lesiones provocadas por cortacésped, la mayoría de las cuales requieren cirugía, cuestan un promedio de $37,000 dólares por paciente.

Relacionado: Médicos retiran serpiente de cuatro pies de la garganta de una mujer

Las lesiones incluyen amputaciones, quemaduras, daños neurológicos, huesos rotos, cortes de diversa entidad y hematomas.

Y la cosa se pone peor cuanto mayor es la persona que cuida la hierba o el jardín, pues más de 14% de las lesiones ocurrieron entre personas de 60 y 69 años, y aquellos de entre 60 y 79 años representaron cerca del 57% de todas las muertes derivadas de lesiones de este tipo.

Para personas de edad avanzada, recomiendan pedir que se encargue de esta tarea algún familiar más joven, y para toda la población existe una serie de consejos ofrecidos por el Instituto Ortopédico de Pennsylvania, la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor y la Red de Salud de la Universidad de Vermont.

El primero es usar equipo de protección adecuado, incluidas gafas de seguridad, guantes, camisa y pantalones largos y zapatos cerrados.

“No corte el césped con chanclas o descalzo, obviamente”, dicen unos consejos que incluyen además el mirar el área de trabajo para evitar lesiones con cables, vidrio, metal o piedras, y vigilar que no haya niños cerca.

Recomiendan además leer siempre los manuales de cada aparato, tomar descansos periódicos e hidratarse, aunque no con bebidas alcohólicas, lo que debe llevar a guardar “la cerveza para cuando termine todo el trabajo del día”.