10 errores al guardar la comida que acortan su tiempo de vida

¿Guardas leche y huevos en la puerta de la nevera?, ¿el queso envuelto en plástico?

10 errores al guardar la comida que acortan su tiempo de vida
No saques los huevos de su caja ni los dejes en la puerta del refrigerador.
Foto: Daniel Reche / Pexels

La manera en la que has estado almacenando tus alimentos probablemente no sea la manera correcta. Aquí algunos errores frecuentes por lo que tus comestibles pueden echarse a perder antes de lo que esperabas:

Dejas la leche en la puerta del refrigerador

Foto: Simón Maina/AFP/Gatty Images

Tu leche puede estropearse pronto si la dejas en la puerta del refrigerador. La temperatura de la puerta en ese sitio puede ser inconsistente ya que las personas abren y cierran un refrigerador con regularidad. Los productos lácteos deberían estar en la parte posterior del estante medio o inferior, según Real Simple.

Almacenas papas y cebollas juntas

Foto: Pixabay/Pexels

Guarda tus cebollas en un lugar fresco, oscuro, seco y ventilado. No las guardes en bolsa de plástico, es preferente una red, un estante o colgante. Retira las cáscaras con moho o algún otro signo de humedad para evitar que se extienda. No almacenes junto a las papas, harán brotar tus cebollas e incluso producirán hongos que causan la descomposición.

No refrigeras la harina integral

harinas
Foto: Pixabay

A diferencia de la harina blanca, la harina integral contiene parte o todo el salvado y el germen del trigo, por lo cual pueden echarse a perder rápidamente.

“Al congelar estás presionando el botón de pausa en tu harina…en el refrigerador si no tiene espacio en su congelador, eso es más como presionar el botón de cámara lenta”, explica The Kitchn.

Refrigeras tu pan

Foto: Pixabay/Pexels

El pan refrigerado puede añejarse hasta seis veces más rápido que el pan en el mostrador. Si acaso es una opción para guardar el pan de marcas que tienen conservadores, no lo es para tu pan fresco, artesanal y casero. No lo guardes a temperatura ambiente en una bolsa de plástico, ya que esto fomenta el moho. Si no lo comerás en los primeros días, congelar el pan es la mejor manera de conservarlo con su corteza crujiente y su interior blando.

Dejas el pan de molde en la alacena

Foto: Pxhere

Si dejas el pan de molde en la despensa se llenará de moho. En una bolsa de plástico en el refrigerador dura más tiempo.

Expones tu aceite de oliva a la luz y lo dejas cerca del calor

aceite de oliva
Foto: Shutterstock

Para conservar las propiedades de tu aceite de oliva virgen extra (AOVE) y seguir disfrutando de su sabor no debes exponer a la luz. Guarda la botella o aceitera en un lugar oscuro y resguardado de los cambios de temperatura. Si no, Directo del Olivar señala que es mejor tener recipientes de vidrio oscuro, latón impermeabilizado o acero inoxidable. No lo tengas cerca del horno, la estufa o en gabinetes que reciban calor.

Envuelves tu queso en plástico

Foto: NastyaSensei/Pexels

Envolver un queso abierto en plástico lo sofoca y atrapa la humedad, propiciando no solo un sabor desagradable, sino que aparezca moho y se vuelva viscoso. Envuelve el queso en un papel encerado o papel para hornear, y luego guardalo sin apretar en una bolsa de plástico.

Sacas los huevos de su cartón y los guardas en la puerta de la nevera

Foto: Anna Shvets/Pexels

Los huevos no deben almacenarse en la puerta del refrigerador, sino en el cuerpo principal del refrigerador para asegurarse de que mantengan una temperatura constante y fría, señala Eggs.ca

Su paquete de cartón protege los huevos y evita que absorban olores y sabores fuertes de otros alimentos. Además, los huevos deben almacenarse con el extremo grande hacia arriba, de la misma manera que se empaquetan en el cartón. Esto ayuda a que la yema permanezca centrada.

Lavas tus vegetales antes de refrigerarlos

Foto: Alberto Fábregas/ Pixabay

Retirar el polvo está bien, pero lavar tus frutas y verduras antes de guardarlas en el refrigerador acelera su descomposición gracias a la humedad. Si necesitas lavar tus vegetales con anticipación, sécalos bien antes de refrigerarlos.

Congelas los granos de café

café
Foto:PxHere

Para conservar el sabor fresco de los granos de café el mayor tiempo posible, guárdalos en un recipiente opaco y hermético a temperatura ambiente. El café absorbe la humedad, los olores y los sabores del aire que lo rodea. El café podría sufrir quemaduras por congelación. Si refrigeras o congelas sus frijoles, debes asegurarte de usar un recipiente realmente hermético.

Atender estas recomendaciones sencillas de almacenamiento, hará que tus básicos en la cocina se conserven en condiciones óptimas por más tiempo.