Scott Stringer: “Vamos a reconstruir esta ciudad más fuerte que nunca”

El contralor de la Ciudad anuncia oficialmente su postulación a la Alcaldía de la Gran Manzana

Scott Stringer: “Vamos a reconstruir esta ciudad más fuerte que nunca”
El candidato Scott Stringer, rodeado de líderes de todos los condados de la ciudad.
Foto: SSCAMPAING / Cortesía

Apoyado por una coalición de partidarios, en su mayoría líderes del ala progresista demócrata, el contralor de la ciudad de Nueva York Scott Stringer, oficializó este martes lo que no era un secreto para el stablishment político, su candidatura a la Alcaldía, ofreciendo una visión para la recuperación de la ciudad y un plan para “devolver el liderazgo al Concejo”.

Stringer hizo el anuncio en Inwood Hill Park, en el Alto Manhattan, cerca de la casa de su infancia, mientras era flanqueado por líderes de los cuatro condados de la ciudad, quienes declararon su apoyo a la propuesta de campaña y política para abordar los crecientes desafíos de la Gran Manzana.

“Esta ciudad es fuerte. Nuestra gente es fuerte. Pero no deberían tener que luchar por su cuenta. La medida de nuestro éxito en la recuperación de esta pandemia no puede ser si el Dow Jones continúa aumentando. La medida de nuestro éxito debe ser, en cambio, si finalmente construimos una ciudad para todos”, dijo Stringer en su discurso.

Scott Stringer hace oficial que buscará la alcaldía de Nueva York en 2021. El anuncio lo hizo en el Inwood Hill Park en el Alto Manhattan.

Un hombre fraguado en la política

Stringer, un político de dilatada carrera y con profundos nexos dentro del partido demócrata, se postulará en las primarias demócratas en junio de 2021. Su campaña intentará atraer simultáneamente a los neoyorquinos que anhelan una mano firme en medio de la crisis y a los demócratas de izquierda que exigen una reforma total.

La madre de Stringer fue miembro del Concejo. Tanto su padre como su padrastro trabajaban en el gobierno local. Stringer fue nombrado miembro de la junta comunitaria de Washington Heights a la edad de 16 años, y después pasaría a trabajar en la oficina del entonces asambleísta Jerry Nadler.

El hasta ahora contralor habló extensamente sobre cómo sus experiencias personales, desde crecer en Washington Heights durante la crisis fiscal de la década de 1970, hasta la muerte de su madre, Arlene Stringer-Cuevas, por el coronavirus en abril, moldearon sus puntos de vista sobre las necesidades de la ciudad y de lo que haría en caso de ser electo alcalde.

Stringer presentó un plan de política integral, enfatizando que “no podemos reabrir esta economía de la forma en que la cerramos”. En su discurso, también habló sobre su enfoque de gestión y gobierno.

“Como con todos los cargos que he ocupado, el Concejo bajo mi supervisión, operará con los más altos niveles de integridad. Reclutaremos un equipo diverso de los mejores expertos y profesionales gubernamentales. Les pediré su trabajo más arduo y sus mejores ideas, y les dejaré hacer su trabajo. Perseguiremos las grandes ideas y nos preocuparemos por las pequeñas cosas”, dijo Stringer.

Amplia coalición de apoyo

En apoyo de la campaña de Stringer figuraron líderes de los cuatro condados, como las senadoras estatales Jessica Ramos, Alessandra Biaggi y la asambleísta Yuh-Line Niou.

“El próximo alcalde de la ciudad debería ser Scott Stringer. Los próximos cuatro años de recuperación requerirán un amor profundamente arraigado por nuestra ciudad, responsabilidad en la gobernanza y un liderazgo audaz en temas impopulares. Nuestro Contralor ha demostrado sus habilidades y merece el digno ascenso”, dijo la senadora Jessica Ramos.

Stringer ha logrado recaudar hasta ahora $ 2,3 millones para la campaña, más que cualquier otro candidato a alcalde.

“Scott Stringer ha luchado consistentemente del lado de la justicia económica y social, y su compromiso de liderar nuestr. ciudad a través de cualquier crisis es incomparable”, declaró la senadora Julia Salazar

En las primarias demócratas, que se trasladaron de septiembre a junio, Stringer, se enfrentará a una gama de candidatos que enarbolan indistintamente su lucha contra el racismo y el sexismo.

“Con un historial probado como defensor de las comunidades marginadas, Stringer ha demostrado compasión y fervor en la lucha por la justicia. El liderazgo y las políticas progresistas de Stringer son exactamente lo que necesita esta ciudad a medida que nos recuperamos de la pandemia”, expresó de su parte la asambleísta Catalina Cruz.

Hasta ahora han anunciado que se postularán, la abogada afroamericana Maya Wiley, el presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams. El presidente del concejo, Corey Johnson, es otro de los funcionarios que sopesa entrar en la contienda de Manhattan. A Ellos se sumó este martes, Kathryn García, quien renunció a su cargo de Comisionada de Sanidad.

Principales propuestas

  • El plan de Stringer incluye abordar la crisis presupuestaria de la ciudad con un enfoque en varios frentes, eliminando el excesivo gasto en las agencias de la ciudad, persiguiendo generar ingresos específicos y limitando cualquier préstamo para garantizar que la ciudad no entre en un ciclo de dependencia a causa de una deuda abrumadora.
  • Pondrá en marcha la economía de la ciudad, con un enfoque en las pequeñas empresas y el comercio minorista de los vecindarios, ofreciendo asistencia en efectivo a las empresas más afectadas por COVID-19, apoyando las empresas propiedad de minorías y mujeres.
  • Stringer plantea que dará prioridad en abordar la crisis de asequibilidad y la falta de vivienda persistente de la ciudad de Nueva York, instituyendo el plan para la vivienda asequible universal (UAH).
  • Propone apoyar a las familias y cuidar a los niños neoyorquinos menores de 3 años. El plan de Stringer prevé una expansión sólida y rápida del cuidado infantil que triplicaría la cantidad de niños que reciben cuidado respaldado por la ciudad.
  • Tomará medidas agresivas sobre la justicia climática instituyendo una moratoria en la nueva infraestructura de combustibles fósiles en la ciudad. Propone un plan de resiliencia que proteja las 520 millas del perfil costero de la ciudad de Nueva York y no solo del bajo Manhattan.
  • Finalmente, proyecta cambiar la responsabilidad de los problemas no penales y sociales a la policía e invertir recursos en las comunidades que durante mucho tiempo han sido criminalizadas y victimizadas por la violencia policial.