5 ingredientes que ayudan a espesar salsas y otros platillos

ingrediéntes básicos que rescatan tus sopas, salsas y otros guisos

5 ingredientes que ayudan a espesar salsas y otros platillos
Foto: Shutterstock
Foto: shutterstock

A veces tu salsa, sopa, crema, puré, caldo u otro guiso puede resultar con una consistencia que no era la esperada. La textura también es importante en la experiencia sensorial al disfrutar de nuestros alimentos. Por suerte, hay varios ingredientes que pueden ayudarte a corregirlo.

1. Pan duro

Foto: Pixabay/Pexels

Aprovecha el pan duro para dar mayor consistencia a tu sopa, salsa o caldo. Corta un puñado grande de pan duro en trozos, agrega al caldo y deja que la sopa hierva a fuego lento durante unos minutos para que el pan se desbarate. También puedes usar pan rallado, éste se disuelve instantáneamente en una sopa caliente; agrégalo poco a poco hasta que tu preparación alcance la consistencia deseada.

2. Harina

harinas
Foto: Pixabay

La harina puede ayudarte a espesar salsas a base de lácteos, puré y sopas espesas. Es importante que la harina no quede cruda, debes dejar que se cocine con el guiso o bien mezclar la harina con agua, hervir a fuego lento y posteriormente integrar a tu preparación. Taste of Home recomienda usar 2 cucharadas por cada taza de líquido.

3. Fécula de maíz

Foto: Kaboompics.com/Pexels

Si quieres una alternativa libre de gluten, la fécula de maíz es una opción. Mézclalo a partes iguales de agua y vierte en tu preparación. Mueve hasta integrar la fécula perfectamente en tu salsa o guiso mientras se mantiene a fuego alto, notarás como se empieza a espesar. Usa aproximadamente 1 cucharada por cada taza de líquido en la receta.

4. Agrega una yema de huevo

Foto: Shutterstock

Las yemas de huevo son una forma clásica de espesar aderezos para ensaladas y también las natillas, pero también funcionan para dar mayor consistencia y sabor a salsas cremosas y otros platillos. Los expertos de Food and Wine recomiendan mezclar una yema de huevo en cualquier plato que requiera un elemento espeso o cremoso.

Agrega una yema en la sartén u olla justo después de que se haya retirado del fuego, para que esté tibia pero no hirviendo. Revuelve rápidamente; el calor residual cocinará la yema mientras la revuelves. Una vez que alcance los 160 grados, debería ser brillante y espeso. Si el calor fuera de la estufa no funciona, vuelve a poner la olla a fuego lento y sigue revolviendo hasta que lo haga.

5. Pasta de tomate

Foto: Alberto Fábregas/ Pixabay

La pasta de tomate es ideal para salsas a base de tomate, sopas y guisos con carne. El mejor momento de usarla es al principio de la receta ya que calentarla ayuda a liberar los aceites esenciales que contiene. Pero si casi al finalizar tu receta te has dado cuenta que necesita espesar más, no dudes en agregarla para dar un mayor color y sabor a tomate.