Cuidado lo multan por no usar mascarilla en buses y trenes de NYC

La nueva medida obedece la orden ejecutiva del gobernador Andrew Cuomo

Cuidado lo multan por no usar mascarilla en buses y trenes de NYC
El presidente y director ejecutivo de la MTA, Patrick J. Foye, se incorporó a la fuerza de tarea para distribuir máscaras gratuitas a los usuarios.
Foto: MARC A. HERMMANN / MTA / Cortesía

NUEVA YORK.- Este lunes entró en vigor el uso obligatorio de mascarillas para los usuarios del sistema de transporte público de la ciudad de Nueva York y quienes no acaten la norma estarán sujetos a una multa de $50.

La nueva medida obedece la orden ejecutiva del gobernador Andrew Cuomo, emitida el pasado viernes, que dispone a la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) desarrollar un plan para reforzar el cumplimiento del uso de las mascarillas en el transporte público, en un esfuerzo adicional para detener la propagación del COVID-19.

“El objetivo es lograr el cumplimiento del uso de mascarillas sin excepción. Se trata de salvar vidas, no de generar ingresos, y trabajaremos con personal policial para asegurarnos de que los pasajeros tengan todas las oportunidades posibles de usar una mascarilla. Se trata de fomentar la seguridad, no el castigo”, dijo Patrick J. Foye, presidente y director ejecutivo de la MTA.

Los funcionarios de la MTA reiteraron que la regla es garantizar que los usuarios se adhieran a las mejores prácticas de salud pública posibles y mejorar aún más las tasas actuales de uso de mascarillas, que ya superan el 90 por ciento en los trenes subterráneos, autobuses de la New York City Transit, Long Island Rail Road (LIRR) y Metro-North.

“La abrumadora mayoría de los neoyorquinos están haciendo un trabajo fantástico cuando se trata de mantener distancias seguras y usar mascarillas en el sistema. Esta nueva política tiene como objetivo brindarnos una herramienta adicional para mantener seguros a los usuarios”, declaró de su parte Sarah Feinberg, presidenta interina de la New York City Transit.

Un grupo de trabajo compuesto por cientos de empleados de la MTA, funcionarios electos y grupos de defensa, fue creado por iniciativa de la agencia, para recorrer las estaciones promover el uso de mascarillas y ha puesto a disposición de los clientes cuatro millones de máscaras gratuitas proporcionadas por el estado y la ciudad.

Cualquier cliente que necesite una mascarilla puede pedir ayuda a un agente de la estación, a un empleado de atención al cliente, conductor o policía de tránsito. La nueva medida tiene una estrategia de de cumplimiento y divulgación de múltiples faces, dijo la MTA.

Además, la MTA lanzó una nueva campaña State of Respect para recordar a los neoyorquinos que usen máscaras en el transporte público como una señal de respeto hacia sus conciudadanos complementando los esfuerzos integrales para aumentar la conciencia pública en la cruzada para frenar la propagación del virus.

La campaña será reforzada con la divulgación de un video, que se exhibirá en más de 8,000 pantallas digitales en todo el sistema de tránsito y en una valla publicitaria en Ridgewood, Queens, en la que se presenta a un grupo diverso de neoyorquinos que llevan mascarillas con la forma del estado de Nueva York.

El presidente de la LIRR, Phil Eng, comentó que los empleados y usuarios están haciendo lo correcto al usar las mascarillas

 “Necesitamos estar atentos para asegurarnos de que la curva se mantenga plana en Long Island y entre el grupo de trabajo, las actualizaciones de nuestra aplicación TrainTime que permite a los clientes controlar su viaje como nunca antes y contar con una desinfección sin precedentes, estamos haciendo todo lo posible para lograr los pasajeros se sienten cómodos y se mantengan seguros al tomar el transporte colectivo. Estamos en esto juntos”, dijo Eng.

La MTA presentó una regla de emergencia al Secretario de Estado de Nueva York que permite una multa de $ 50 a quienes se nieguen a usar una mascarilla en el transporte público. Está en vigor un período de audiencias de 60 días, después del cual la Junta de la MTA considerará los comentarios del público y adoptará una regla final.

En julio, la MTA también lanzó un programa piloto que agrega dispensadores de mascarillas quirúrgicas gratuitos en los autobuses para proteger aún más a los clientes mientras están a bordo. Hoy en día, más de 360 ​​autobuses en 15 rutas están equipados con dispensadores de mascarillas gratuitos. Este esfuerzo también complementa el plan piloto de máquinas expendedora de Equipos de Protección Personal (PPE) de la MTA en la New York City Transit, Long Island Rail Road y Metro-North. Las máquinas expendedoras de PPE equipadas con equipo de protección COVID-19 están ubicadas en todo el sistema.

La nueva campaña en cifras cifras

  • 300 empleados de la MTA, más funcionarios y defensores conforman la fuerza de trabajo para promover la campaña
  • 4 millones de mascarillas serán distribuidas gratuitamente por la MTA a los usuarios del transporte público
  • 360 ​​autobuses en 15 rutas están equipados con dispensadores de mascarillas gratuitos
  • 90% de los usuarios ya usan mascarillas en el transporte público
  • 8,000 pantallas digitales en todo el sistema de tránsito difundirán la “Operación respeto”
  • 60 días de audiencias a partir de la fecha, luego de lo cual la Junta de la MTA considerará los comentarios del público para adoptar una regla final.

Combatiendo el virus con arte

La campaña State of Respect fue desarrollada por la agencia de diseño Conquistadors y el estudio de producción Versus de Manhattan. Artistas de todo el mundo crearon 12 carteles diversos con ilustraciones geométricas, collages y dibujos animados. La campaña pro-bono utiliza el mapa del estado de Nueva York como una mascarilla, que a la vez está inspirada en la fuerza, la conexión y la resistencia de los neoyorquinos en la lucha contra COVID-19. Los artistas incluyen a Hisham Akira Bharoocha, Tom Brolga y Monique Aimee, de Nueva York, junto con creadores de Rotterdam, Amsterdam, Sydney, Ciudad de México, Miami, Buenos Aires, Italia y Noruega, que se inspiraron en la lucha de Nueva York contra el virus.