Los neoyorquinos pagan cara su energía

La electricidad es un 53% más cara que la media nacional
Los neoyorquinos pagan cara su energía
Electricidad y gas natural son más caros que en el resto de las regiones./Archivo
Foto: APU GOMES / AFP / Getty Images

Hace años que en EEUU no se registra una subida de la inflación,  o lo que es lo mismo, una evolución de precios al alza. Es algo que ha ocurrido, para sorpresa de los economistas, cuando la economía ha ido bien y para sorpresa de nadie ahora que va mal. No obstante, los neoyorquinos pagan precios más altos por buena parte de sus gastos, notablemente la energía.

Según las cifras oficiales de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), aunque en agosto la gasolina se ha mantenido en los precios medios del resto del país, los residentes en Nueva York-Newark y Jersey City pagaron el mes pasado por  la electricidad 20.9 centavos por  kWhm, es decir, un 53% más que la media nacional. En la zona de Nueva York los precios fueron un 45% superiores a los del resto del país.

También es más elevado el precio que se abona en la factura por el gas natural, que el mes pasado fue un 15% superior al de la media.

Esta diferencia en este área de tres ciudades pesa sobre los billes que pagan mensualmente los ciudadanos desde hace años. El precio del gas natural lleva cuatro años siendo más elevado que en otros lugares y a pesar de que se esté en un momento muy complicado para los hogares debido a la pandemia el BLS detecta que en los últimos cinco años los precios de la electricidad han estado por encima de los que abonan el resto de los estadounidenses, entre un 37% y un 53%.

La pandemia no hace mucho por reducir unos precios notablemente más altos que para otros hogares pero al menos no están subiendo mucho más.

La inflación en agosto se rebajó un 0.1% en el área de Nueva York-Newark-Jersey City tras subir medio punto en julio. En los últimos 12 meses el conjunto de los precios apenas han subido un 1.8% en esta zona y una vez descontados los más volátiles (alimento y energía) es decir, la llamada inflación subyacente, el aumento ha sido del 1.8%, por debajo del 2% que es la inflación que empieza a preocupar a la Reserva Federal.