La vacuna experimental contra el coronavirus de AstraZeneca habría provocado inflamación de la médula espinal a una voluntaria

Un informe de la farmacéutica detalla la razón por la que detuvo momentáneamente los ensayos de su fármaco
La vacuna experimental contra el coronavirus de AstraZeneca habría provocado inflamación de la médula espinal a una voluntaria
Una mujer recibe la vacuna experimental de AstraZeneca-Oxford como parte de los ensayos en Brasil.
Foto: AFP / Getty Images

Una voluntaria de 37 años que se encontraba sana antes de recibir la vacuna experimental contra el coronavirus de AstraZeneca, sufrió “mielitis transversa confirmada”, es decir, una inflamación de la médula espinal, luego de recibir la segunda dosis del medicamento.

La mujer fue hospitalizada el pasado 5 de septiembre. El 8 de septiembre la compañía farmacéutica anunció que los ensayos de la Fase 3 de la vacuna que desarrolla en conjunto con la Universidad de Oxford, se detendrían momentáneamente en todo el mundo; fueron reanudados el sábado 12 de septiembre en Reino Unido.

Según un reporte de CNN, que obtuvo un documento de seguridad interno de AstraZeneca denominado “Informe inicial” fechado el 10 de septiembre, la voluntaria afectada presentó problemas para caminar y debilidad y dolor en los brazos. Dicho informe habría sido distribuido el 11 de septiembre a los médicos que encabezan los ensayos de la farmacéutica.

Lo que habría ocurrido

La mujer, que vive en Reino Unido, recibió la primera dosis de la vacuna experimental en los primeros días de junio, y la segunda dosis a finales de agosto. El 2 de septiembre experimentó una especie de sacudida mientras corría y al día siguiente experimentó dificultad para caminar, dolor de cabeza, dolor y debilidad en los brazos, falta de sensibilidad en el torso y disminución de la capacidad para usar las manos. Tres días después fue hospitalizada con un diagnóstico de mielitis transversa.

De acuerdo con la Clínica Mayo, la mielitis transversa es una inflamación de ambos lados de una sección de la médula espinal. Esta afección interrumpe los mensajes que los nervios de la médula espinal envían a todo el cuerpo, por lo que puede causar dolor, debilidad muscular, parálisis, problemas sensoriales o disfunción de la vejiga y el intestino.

Entre las causas citadas por la institución médica, se encuentran infecciones y trastornos del sistema inmunitario, o bien, otros trastornos de la mielina (el material aislante que cubre las fibras de las células nerviosas), como la esclerosis múltiple.

El documento obtenido por CNN detalla que la mujer consultó a un neurólogo que confirmó el diagnóstico y que también había observado una recuperación “bastante rápida considerando que su enfermedad comenzó hace sólo cuatro días”.

Las reacciones

Cuando esta información comenzó a filtrarse en los medios de comunicación, AstraZeneca negó las versiones y señaló que se encontraba realizando pruebas. “En AstraZeneca ponemos la ciencia, la seguridad y los intereses de la sociedad en el centro de nuestro trabajo. Esta pausa temporal es una prueba viviente de que seguimos esos principios mientras se evalúa un solo evento en uno de nuestros sitios de prueba por un comité de expertos independientes. Este comité nos guiará en cuanto a cuándo podrían reiniciarse los ensayos”, informó el director ejecutivo de la farmacéutica, Pascal Soriot.

En tanto, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU (NIAID, por sus siglas en inglés), el doctor Anthony Fauci, le dijo a CNN que es “sólo una cuestión de tiempo” que los ensayos se reanuden en este país.